¿Alguien debe controlar Internet?

La respuesta a la pregunta es, inicialmente NO.

Sin embargo, tiene matices, Internet no debe ser controlada por alguien en particular, y los Estados nacionales deben garantizar que el respeto por la condición de bien público de internet se sostenga en el tiempo. Esto último no supone que no haya normas de ningún tipo. En todo caso, es un tema nada simple.

Una pequeña prueba de ello es la realización anual de conferencias con debates en torno a estos temas. La más próxima es la Global Multistakeholder Meeting of the Future of Internet Governance. Net Mundial, en Brasil en abril. Gracias a @marianendh por el enlace a los contenidos.

Hace algún tiempo, en noviembre del 2012, tomé la iniciativa de escribir a los representantes de Venezuela a la reunión anual de la WCIT pidiéndoles que asumieran una, que a mi juicio, debe ser parte de la postura de nuestro país en torno a una posible regulación mundial de Internet por pate de intereses particulares y/o comerciales.

El texto de lo que escribí puede leerse desde aquí, pero hoy lo reproduzco en este blog, porque siempre resulta interesante, creo, mirar hacia atrás y ver lo que se ha hecho y hacia dónde se ha venido mirando. En el mencionado correo yo escribía:

Saludos camaradas,
En la WCIT donde una de las propuestas a presentar será la consesión a la ITU del gobierno sobre internet, como ciudadana de un país en revolución política, social, cultural tecnológica y educativa, y desde el activismo por el software y el conocimiento libre, me siento llamada a pedirles que digan lo siguiente:
  1. Internet debe ser un derecho inalienable de la condición de ser humano. – Internet no puede ser para algo distinto sino para conectar ideas, espíritus y fuerzas para el bien de todos y no pueden prevalecer los intereses particulares sobre este mandato social .
  2. Internet no puede ser regulada o controlada por ningún interés privado: es un bien común, indivisible y que hoy día es sustento de los procesos creativos, divulgativos y formativos de buena parte de la humanidad.
  3. El acceso a internet, por el contrario, debe ampliarse, garantizándose que ni sexo, ni religión, ni condición socioeconómica o cualquier otra sea limitante para su acceso.
Como ciudadana de un país en revolución, yo esperaría que ustedes, que han sido escogidos como representantes y delegación de mi país, fijaran esa posición por todos quienes pujamos por el éxito de un mundo posible para todas y todos.
Que así sea.

Considero que es necesario construir un debate sobre qué papel juega internet en términos sociales y políticos. Sin embargo, también creo que hay varios elementos que deben ser aceptados como mínimos irrenunciables para poder hilvanar un debate coherente y productivo. Uno de ellos tiene que ver de modo directo con la exigencia de la neutralidad sobre la red.

Desde mi óptica no puede exigirse neutralidad en elementos que, bajo mi perspectiva, están irrenunciablemente ligados con el devenir social de las comunidades. Esto último es algo que evidentemente supera el tema de políticas públicas de Estado (de cualquier Estado) y allana el camino de la búsqueda y comprensión activa de los ciudadanos hacia las tecnologías.

Rechazo a la injerencia de Microsoft en la política tecnológica venezolana

Copias de este Comunicado de Colectivos de Software Libre en Venezuela pueden verse desde este enlace y este. La fuente original es del Espacio de Lubrio.

RECHAZO A LA INJERENCIA DE LA EMPRESA MICROSOFT, A TRAVÉS DEL DIPUTADO LEOMAGNO FLORES DE ACCIÓN DEMOCRÁTICA, EN LA DISCUSIÓN DE LA LEY DE INFOGOBIERNO

Desde el año 2004, partidarios de la comunidad de software libre comienzan a discutir y formular un proyecto de Ley para introducirlo en la Asamblea Nacional. Este proyecto sufrió modificaciones y, en el año 2006, la Asamblea Nacional comenzó a discutirlo con el nombre de “Ley de Infogobierno”, que tiene como propósito reglamentar el uso de las Tecnologías de la Información para mejorar la forma de trabajo del Estado. Que los innumerables computadores y equipos informáticos de nuestros entes públicos sirvan para reducir la burocracia al mínimo necesario y lograr que las comunidades organizadas se adueñen del poder. Que las millones de personas que trabajan para el Estado puedan ser más eficientes resolviendo los problemas de nuestro pueblo.
En aquel momento, el debate se centró en la obligatoriedad del uso de Software Libre en la plataforma tecnológica del Estado, algo que ya había sido ordenado por el Presidente Chávez en 2004 a través del Decreto 3.390 para el Poder Ejecutivo Nacional, pero que ahora debía ampliarse a todos los poderes públicos.

Al utilizarse software libre, el Estado posee el código fuente (los “planos”) del software, que le permiten examinar cómo funciona dicho software, nos da la posibilidad de modificarlo y compartirlo con terceros, lo que es fundamental para entender cómo funciona el software que usamos, adaptarlo a las necesidades de nuestro país y poder usarlo en numerosos entes públicos o compartirlo con nuestra población, sin el pago de licencias adicionales.

El software privativo, por el contrario, le niega a sus compradores estas posibilidades. Quien adquiera software privativo (bien sea un producto para un sólo computador, como Microsoft Windows, o un gran sistema de gestión empresarial que se usa en cientos de computadores, como SAP) no puede ver el código fuente de las aplicaciones, porque la empresa ha decidido cerrar y privatizar el conocimiento dentro del mismo, y ha decidido prohibir cualquier técnica para que sus usuarios puedan conocer cómo funciona, puedan modificarlo o adaptarlo a sus necesidades. Esta es una forma de esclavizar a los pueblos del mundo, pues el comprador de software privativo, ante cualquier requerimiento o necesidad de adaptar el software, debe pagar montos adicionales a las empresas para que éstas sean las que ejecuten las adaptaciones. Además, el software privativo puede ocultar código que permita espiar o sabotear las computadoras donde está instalado, y debido a que no se puede examinar el código fuente, no es posible detectar estas amenazas.
Creemos que la decisión impulsada por el Presidente Chávez de usar software libre en el Estado es una medida absolutamente acertada, y nos permite asegurarnos de que las y los venezolanos somos capaces de manejar, reparar y mejorar la tecnología que adquirimos, dejando de ser meros compradores de tecnologías para participar en su desarrollo.

Sin embargo, las grandes transnacionales del software encabezadas por Microsoft, así como las cámaras de empresarios locales, movieron sus engranajes y sus aparatos de lobby en el año 2006, iniciando una oscura campaña mediática contra el software libre, acusándolo de ser una“marca” manejada por personas supuestamente interesadas en quedarse con “negocios” del Estado, e incluso seduciendo a algunos diputados de la revolución con su mensaje [4]. Finalmente, la fuerte protesta de la comunidad de software libre causó que la discusión de aquel proyecto de ley, que había eliminado al software libre de sus líneas, fuera suspendida.

Proyecto Canaima Educativo. Foto: AVN

Es entendible por qué Microsoft estaba tan molesta. Para ellos, el proyecto “Canaima Educativo” (las Canaimitas) no es un proyecto de inclusión social; es un negocio. No ven a 2,3 millones de niños y niñas -la gran mayoría de sectores populares- felices porque tienen un nuevo instrumento para su educación, cultura e inclusión.

No ven a miles de personas con discapacidad que se sienten útiles al poder tener acceso a la informática e Internet. Lo que ven es un potencial negocio para vender 2,3 millones de licencias de Windows, sin incluir las licencias del software educativo y los contratos de soporte y asesoría.

El software libre ha traído un gran ahorro para el país, al permitir que sistemas desarrollados para una institución pública puedan compartirse con muchas otras, como ocurre con los sistemas de facturación y almacén en los diferentes entes del Ministerio de Alimentación y de Comercio, y en empresas de producción social como Industrias Diana. Ha creado muchos puestos de trabajo y ha ahorrado al Estado una cantidad de dinero aún no cuantificada en materia de licencias, estimable en varios cientos de millones de bolívares al año.
Ley de Infogobierno, de nuevo a la palestra

Con el paso del tiempo otros funcionarios públicos, como la entonces ministra Socorro Hernández, intentaron reactivar la discusión sobre la Ley de Infogobierno sin mucho éxito. No fue sino hasta hace unos meses que dicha ley volvió a mencionarse en los medios de comunicación, de la mano del diputado del PSUV Geovanni Peña, interesado en reactivar su discusión.

Y nuevamente, las grandes empresas transnacionales del software (aquellas que convencen a los gobiernos de cambiar sus legislaciones para adaptarlas a sus intereses, usando tratados de libre comercio y acuerdos como el derrotado ALCA o el actual ACTA [5]) vuelven al ataque.

En esta ocasión, el presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Asamblea Nacional, diputado Leomagno Flores -miembro del partido Acción Democrática por el estado Táchira- ha sido quien inició los ataques contra las tecnologías libres al asegurar, en el debate del parlamento el pasado 22 de enero, lo siguiente en torno al proyecto de ley de Infogobierno:
“De ese proyecto, lo que más nos preocupa es que cuando se habla de ‘abrir los caminos al software libre’. Uno cree que software libre pudiera ser mucho software que la gente pudiera, a su libre albeldrío, tomar uno, y no. Software Libre es simplemente la dictadura de un sistema informático, violando el principio básico de la neutralidad tecnológica, y eso es lo que nosotros debemos evitar que suceda con ese tipo de legislaciones”. [1]
Dichas declaraciones son absurdas. Todo producto de software privativo viene acompañado de una licencia de usuario, texto que el abogado Flores debe conocer bien dada su profesión, y que indican los derechos y responsabilidades que tiene el usuario del software. En el caso de las licencias de Microsoft Windows [7] se indica claramente que “el presente contrato le otorga solamente algunos derechos de uso de las características incluidas en la versión del software licenciado. Microsoft se reserva todos los demás derechos” y se pasa a explicar que está prohibido “utilizar técnicas de ingeniería inversa, descompilar o desensamblar el software” (algo usual en estudiantes de computación e ingeniería), “hacer público el software para que otros lo copien”, “Hacer copias” (más allá de una copia de seguridad) o “alquilar, arrendar o prestar el software”. Derechos tan elementales como conocer el funcionamiento del software o compartirlo con terceros (que están totalmente garantizados con el software libre) son expresamente prohibidos por la licencia de Windows, pero según el diputado Flores el dictador no es Microsoft, sino su contraparte: el Software Libre.
Leomagno Flores y Microsoft

Una sencilla búsqueda en Google nos probó que estos ataques no son inocentes y que alguien había preparado con anterioridad a este abogado y ex gobernador tachirense. El pasado 30 de mayo de 2012, Flores asistió junto a los diputados Richard Blanco y Walter Márquez al foro de “Lideres Gubernamentales de América Latina y el Caribe” en la ciudad de Washington DC, Estados Unidos [2], foro que Microsoft realiza todos los años desde 1998 con el fin de “convencer” a políticos y diplomáticos latinoamericanos de la importancia de salvaguardar sus intereses.

Noticia de Primicias24 de mayo de 2012

El presidente de Microsoft para América Latina, Hernan Rincón, la ex Secretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright y el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno estuvieron entre los participantes junto a invitados de Brasil, Argentina y otras nacionales suramericanas (resaltan funcionarios del empresario Mauricio Macri, actual jefe de gobierno de Buenos Aires), e incluso los Presidentes de Colombia y Chile, Juan Manuel Santos y Sebastián Piñera, participaron a través de video-conferencias [3].

Hernán Rincón, presidente de Microsoft Latinoamérica, en videoconferencia
con Juan Manuel Santos en el evento “Lideres Gubernamentales de América
Latina y el Caribe” en el que también asistió Flores.
Sebastián Piñera participando en la videoconferencia del foro
“Lideres Gubernamentales de América Latina y el Caribe” en el que
también participó Leomagno Flores (Foto: Presidencia de Chile)

Indica la noticia que Leomagno Flores participó en el foro tratando el tema del “proyecto de Ley del Infogobierno, que vienen adelantado desde el seno de la comisión que dirige” [2]. No es casual que el diputado Flores, miembro de un partido tradicionalmente asociado en Venezuela con la corrupción; partido que apoyó la intervención extranjera en el año 2002 que se materializó en el golpe de Estado de abril y el paro petrolero de diciembre; partido que se ha opuesto de forma vehemente a las políticas sociales del gobierno del Presidente Hugo Chávez -incluyendo el uso del software libre por razones de soberanía, independencia y desarrollo-, ahora acuda a los Estados Unidos a consultar con la transnacional Microsoft un proyecto de Ley que debe responder única y exclusivamente a las necesidades de nuestro pueblo y no a las de empresas transnacionales.

Nos unimos a los mensajes emitidos por el Presidente Chávez, quien batalla por su recuperación en La Habana, Cuba, y quien, a través de su vicepresidente Nicolás Maduro, instó este 26 de enero a “seguir enfrentando la mentira de la derecha internacional con la verdad permanente” y a “no bajar la guardia ante la conspiración permanente del imperialismo y ante el odio de los enemigos de la Patria, que andan buscando por dónde le hacen a la revolución”. Esta campaña contra las tecnologías libres en el Estado venezolano, iniciada por Microsoft a través del diputado Flores, es una arremetida contra el derecho de nuestro pueblo a determinar cuales son las tecnologías que más le convienen y más necesita.
El software libre es una reacción de los movimientos tecnológicos y sociales de todo el mundo ante la privatización del conocimiento y la cultura. Es una lucha que el imperialismo no se toma en juego: le costó la vida a Aaron Swartz, gran luchador por el software libre y la libertad de conocimiento, que estaba amenazado de enfrentar 50 años de cárcel por haber publicado 4 millones de artículos científicos de las universidades del mundo, conocimiento que las naciones del Norte se empeñan en privatizar mientras que los pueblos del sur luchamos por compartir. [6]
Microsoft entregó memos internos de PDVSA
a la embajada estadounidense en Caracas
solicitando su intervención contra
la Ley de Infogobierno.
Cables del Departamento de Estadonorteamericano liberados por Wikileaks [5] muestran cómo las embajadas estadounidenses en diferentes países del mundo -incluido el nuestro- han trabajado con Microsoft de forma injerencista, para tratar de alterar las legislaciones en países como Brasil, Vietnam, Italia, Francia, México, Bulgaria, El Salvador, Japón, España, Honduras, China, Nigeria, Suecia y muchas otras naciones, en muchos casos con éxito.
Instamos a nuestros diputados y diputadas a continuar documentándose sobre la materia, comprender la urgencia de la discusión de esta ley y no permitir que lobbystas enviados por empresas nacionales y transnacionales les convenzan sin escuchar a su contraparte: la comunidad de tecnologías libres que lucha por la construcción de un nuevo socialismo.
Estamos completamente a sus órdenes para colaborar con la redacción de esta ley y defenderla, como complemento necesario de la Ley de Interoperabilidad -otro recurso legal que se apoyará en las tecnologías libres para acabar con el burocratismo- ante los ataques de quienes nunca han tenido ningún interés en el desarrollo de nuestro país, ni en acabar con la pobreza ni la desigualdad social a pesar de que ostentaron el poder por más de 40 años.
Atentamente,
COMITÉ DE VOCEROS Y VOCERAS DE LA COMUNIDAD DE TECNOLOGÍAS DE INFORMACIÓN LIBRES
COLECTIVO “CONOCIMIENTO LIBRE PARA EL SOCIALISMO” (COLIBRIS)
COLECTIVO TELETRIUNFADOR

COLECTIVO BLENDERCHEVERE

ASOCIACIÓN “SOFTWARE LIBRE DE VENEZUELA” (SOLVE)

COLECTIVO PINGÜINO-VE

COLECTIVO MUNDO ACCESIBLE

(Si deseas añadir tu colectivo, sólo escríbenos a Lbracci @ gmail . com)

En caída libre y no neutral.

No hay debate posible sobre si la tecnología es o no es neutral, ni sobre si es o no es política.  Y no hay debate no por negar la posibilidad de expresarse y demás que a cada uno le asiste, sino porque salvo que creamos en que la tecnología es algo  sobrehumano no es posible que algo hecho por el ser humano no le asista intención cualquiera. Por cierto, es interesante este tema porque pensar que la tecnología es sobrehumana es asumir un esquema de pensamiento medieval que legitimaba la acción de los representantes de “Dios” en la tierra por estar tocados por Dios. Por extensión, todas las acciones de los que fuera afectos a estos representantes, estaban también legitimadas de igual forma.

Aquí no cabe, tampoco, debatir sobre el que la intencionalidad del ser humano sobre la tecnología se evidencia en el plano de su USO, porque aunque la comprensión utilitarista sobre la tecnología es una perspectiva muy socorrida para su explicación, lo cierto es que la utilidad de la tecnología es un elemento cuya definición se corresponde con el proceso de su creación y no de modo exclusivo con el proceso de su utilización posterior.

Por otro lado, todo lo hecho por el ser humano, en tanto que ser social, está correspondido con un referente político y social que le
son inherentes y directos. De forma que, en mi opinión, asumir que cualquier acción humana, especialmente técnica, está deslindada de una condición política es una postura arrogante y temeraria. Porque ver la tecnología sin intencionalidad humana alguna es pensar que es algo menos que “magia” y creer que el técnico/a que la domina es Dios. Y, por otro lado, pensar que la intencionalidad humana no opera con criterios políticos es, cuando menos, ser ingenuos. Hago un inciso para explicitar lo que a estas alturas debe ser evidente: cuando hablo de política, criterios políticos e intencionalidad social, no estoy refiriéndome EN NINGUN CASO a preferencias políticas. sin embargo, está absolutamente claro, que generalmente las preferencias políticas se enmarcan en ideologías políticas y que estas últimas observan el hecho político y el social desde perspectivas diferentes entre si.

En el fondo, el modo de pensar que opera con criterios de “neutralidad” e “inocencia” sobre elementos y constructos humanos no es culpa nuestra. Apenas es una evidencia somera del impacto tremendo que un modo de contemplar la educación y el aprendizaje bancarios nos ha hecho. La educación nos dice que el conocimiento esta compartimentado y separado. Nos empuja a adquirir destrezas y desarrollar experticias en áreas de éste. También opera así el conocimiento técnico, de forma que se tiene la  ilusión,cuanto más abstraído de la realidad esté,es mas puro y “mejor” será. En este pensamiento, si la realidad es un contexto político, mucho mejor si la técnica y su dominio están abstraidos de este.

Pero no nos engañemos. Tras el empeño del discurso dominante por abstraer la técnica y lo técnico de su referente social y  político directos, se esconde la necesidad de ese discurso por crear un sustrato que pueda soportar su perpetuación. Y ese sustrato no es otro que el de la ausencia de cuestionamiento por el papel que la tecnología tiene en la supervivencia de la especie humana.

La tecnología no es un hecho fragmentado. Por tanto no podemos decir que es neutral si es software pero no lo es si son transgénicos. La tecnología definitivamente NO es neutral. Pensar lo contrario es entrar en la puerta falsa de la tecnología como magia y el técnico como Dios.

Comunicado de la Comunidad de Tecnologías Libres en Venezuela

Son momentos comprometidos, momentos de brasas, momentos de andar en cuidado de todo lo más radical y vital.

Y en estos tiempos en los que todxs somos comunicadores de un mensaje, miembros de la Comunidad de Tecnologías Libres y Conocimiento Libre de Venezuela han acordado el siguiente documento. (Texto de la noticia tomada del portal del Ministerio para el Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación)

Comunidad de Software, Hardware y Cultura Libre manifiesta su apoyo al presidente Chávez

Quienes suscriben el documento afirmaron que se encuentran en unidad plena, respaldando totalmente las medidas necesarias y las personas designadas por el Presidente para defender la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano

El Presidente Chávez es un firme promotor de las herramientas basadas en tecnologías libres (Foto: Prensa Presidencial)
Publicado el 09/01/2013.

La comunidad venezolana de Software Libre, Hardware Libre, Cultura Libre y Conocimiento Libre manifestó a través de un comunicado su deseo de pronta recuperación del Presidente Hugo Chávez Frías.

Los miembros de esta comunidad, integrada por informáticos, cultores, programadores, tecnólogos, y activistas digitales, expresaron que su clamor se une al de millones de familias venezolanas, quienes gracias al máximo líder de la Revolución Bolivariana ahora tienen en sus manos los medios de producción.

“Nos unimos a aquella madre soltera que llora de la alegría al ver a su hija crecer y aprender usando una Canaimita; a aquel joven con discapacidad que algunos hacían sentir inútil, pero que hoy puede desarrollar todas sus capacidades en una universidad pública o en un Infocentro, o a aquella dulce señora de un pueblo apartado, que sin importar su edad, puede navegar por Internet y usar su celular como si fuera una adolescente”, refiere el texto.

A continuación el texto íntegro del documento

COMUNICADO:

MIEMBROS DE LAS COMUNIDADES DE SOFTWARE LIBRE, HARDWARE LIBRE, CONOCIMIENTO LIBRE Y CULTURA LIBRE, POR LA RECUPERACIÓN DEL PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ

Nosotras y nosotros, miembros de la comunidad venezolana de Software Libre, Hardware Libre, Cultura Libre y Conocimiento Libre, manifestamos mediante este documento nuestros profundos deseos por la pronta recuperación del Presidente Hugo Chávez, persona que hace 14 años se convirtió en el líder visible e indiscutible de un país que desea desarrollar su propia ciencia y tecnología, rescatar su cultura y su soberanía, y lograr su nueva Independencia, orientándonos a una nueva concepción de Estado Comunal, solidario y revolucionario.

Nuestro clamor se une al de millones de familias que, gracias al Presidente Chávez, han sido capaces de descubrir que no vinieron al mundo sólo para servir a los grandes capitales y a trabajar como mano de obra barata para aquellos que tuvieron la fortuna de heredar los grandes medios de producción. Nos unimos a aquella madre soltera que llora de la alegría al ver a su hija crecer y aprender usando una Canaimita; a aquel joven con discapacidad que algunos hacían sentir inútil, pero que hoy puede desarrollar todas sus capacidades en una universidad pública o en un Infocentro, o a aquella dulce señora de un pueblo apartado, que sin importar su edad, puede navegar por Internet y usar su celular como si fuera una adolescente. Personas que lloraron el pasado 8 de diciembre de 2012, así como lo hicieron aquel otro 30 de junio de 2011; que ven a Chávez como un hijo, como un padre, como un hermano, como un familiar más; y que se aferran a su fe, así como también lo hacen hasta los ateos y agnósticos, con la plena confianza de que el Presidente Hugo Chávez se recuperará para liderar este proceso por muchos años más.

Estamos en unidad plena, respaldando totalmente las medidas necesarias y las personas designadas por el líder de este proceso para defender la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano, expresada el 7 de octubre y reafirmada contundentemente el 16 de diciembre.

Quienes quieran violar la Constitución y el mandato popular, se toparán con un pueblo organizado y en las calles, presto para defender a Su Presidente, su Revolución y los logros pasados, presentes y futuros.

¡Que Viva Chávez! ¡Chávez somos todos!

Suscribimos:

Rafael Rico Ríos, Luigino Bracci Roa, Peter Blanco, Ulises Marín, José Leonel Subero Gamarra, Jaime Ernesto Mora Muñoz, Mariángela Petrizzo Páez, Nerissa Aguilera, Sandra Parra, Luis Ernesto Rivero Montes, Feijoo Jiménez, Damian Fossi, Simón Luis Rivero López, Alexis Anteliz, Carla Carolina Gómez Flores, Leandro Rabindranath Leon, Colectivo NodoLibre, Juan Blanco, Eduardo Parra Istúriz, Augusto Dávila, Carlos Jesús Reyes Monserrat, Joan Espinoza, Nelson Castillo, Dionis Hernández, Carlos M. Salazar Velasquez, Lenin López, Angélica Delgado, Octavio Rossell, Manuel Tovar, Luis Alfredo Cordero López, Rolando German Ferrer Perez, Rodrigo Rodriguez, José G. Jiménez S., Edward Alejandro Medina, David Hernández Aponte, Aristóbulo Meneses, Francisco Palm, Carlos Alejandro Guerrero Mora, Walter Silveira, Leonardo Alviarez, Roso Grimau, Carlos Fernández La Rosa.

Sobre el debate del Plan Socialista y el Conocimiento Libre

La participación ciudadana

Un paradigma de la participación ciudadana durante muchos años, ha sido la construcción de presupuestos participativos. Este ejercicio ciudadano tenido como referencia importante de procesos participativos comunitarios, pero también de procesos de planificación colectiva ha tenido importantes experiencias visibles en Euskadi y Brasilia, por ejemplo. En ambos casos, el proceso de priorización previo de necesidades y de elección posterior de asignaciones presupuestarias marca un antes y un después en la construcción de la participación de los ciudadanos, tradicionalmente reducida a una condensación de participación electoral.

Frente a la posibilidad de decidir en qué invierte un municipio o una provincia, la participación electoral se hace no sólo insuficiente, sino casi, subsidiaria a la anterior, pues le confiere un tenor distinto y de mayor significado. El elector ya no es alguien que acude a las urnas en las fechas dispuestas en una suerte de circo electoral definido en el marco de un concurso de popularidad, sino que acude como un ciudadano informado, comprometido y que se sabe corresponsable crítico del quehacer y devenir de su comunidad.

Un ciudadano que construye las acciones y las tareas de su municipio y vigila activamente su ejecución, sabe que las elecciones son un acto de conciencia, un acto consciente y vital de radical compromiso con el futuro de su entorno inmediato.

Decidimos sólo sobre asignaciones presupuestarias. ¿En serio?

Sin embargo, a la luz de los planes nación, queda claro que construcciones como los presupuestos participativos resultan también insuficientes si no hay vasos comunicantes de estas decisiones con aquellas en las que se enmarcan y que no son otras sino los planes nacionales.

Un ciudadano que es libre de participar en construcciones comunitarias de su espacio inmediato pero que no encuentra cómo articular su acción con las decisiones de índole nacional, se verá en el corto plazo desesperanzado frente al alcance e impacto de su participación.

Después de todo y cada vez más en tiempos tan conexos y articulados como los que vivimos, la suerte de cualquier comunidad no puede comprenderse sin establecer relaciones, aunque sea sólo analíticas, con las de sus vecinos.

En otras palabras, el ciudadano activo, activado, tan sólo comprende su papel como tal, cuando llega a sentirse corresponsable no sólo de su entorno inmediato sino también del país en cuyo quehacer se articula su ser. Decidir sobre partidas presupuestarias carece de sentido si no puede decidirse sobre el plan de la Nación. Si no puede decidirse sobre la planificación nacional, el ciudadano sólo podrá participar de modo desarticulado con su entorno y sin una comprensión cabal de su significado en la suerte de los demás.

La Planificación Popular

Planificar con sentido de pueblo no es tan sólo incorporar a una masa, así aforme, aformada, incomprensible, irreconocible, a una agenda de reuniones. Planificar con sentido de pueblo es comprender el papel de las ciudadanas y los ciudadanos, y que éstos comprendan su rol en el destino de la nación.

Planificar con sentido de pueblo, es organizar acciones con la conciencia y el sentido de que no se es una masa aforme en proceso de germinación, sino un cuerpo articulado, formado, que se coordina en su accionar social.

Es allí donde, precisamente, el gran Debate del Plan Socialista de la Patria 2013-2019 incide de modo determinante en lo que vamos siendo como pueblo y supera, en mucho, el tradicional paradigma de la participación ciudadana a través de decisiones de estricta incidencia presupuestaria.

Es como juntar en una enorme cayapa o convite a todos los ciudadanos y ciudadanas corresponsables con su entorno en una comprensión básica de que lo que se haga o deje de hacer incidirá de modo directo y determinante en el efecto y alcance de todo lo demás.

La planificación popular y el ejercicio que en Venezuela estamos haciendo en estas últimas semanas es, de algún modo, la vuelta de tuerca que faltaba para ajustar, finalmente, las tuercas y los tornillos de esta construcción ciudadana y de país que vamos siendo.

La planificación y el conocimiento libre

Dar cuenta de lo que somos, de lo que vamos siendo como nación, sólo puede lograrse si el pilar es la transparencia en información de todo tipo. Suena un tanto extremo pero no es, en absoluto, extremista esta posición. La progresiva transparencia en las decisiones y acciones públicas es, casi, el único proceso que garantiza la generación y autogeneración de capacidades ciudadanas, y el que se erige como más directamente vinculado a la construcción libre de soluciones materiales e inmateriales a nuestros problemas como comunidad.

Pero la transparencia en las acciones públicas, además de decretarse en un marco jurídico, se construye pues requiere de una profunda transformación de prácticas institucionales y particulares que van inscritas en el código genético del quehacer ciudadano. En otras palabras, los ciudadanos venimos siendo formados para no participar, para no actuar, para no preguntar y para aceptar, entre otras cosas, el alimento que medio a medio, se nos viene dando por TV, prensa digital o escrita y plataformas de redes sociales.

La transparencia requiere, entonces, construirse. Y en el marco de este proceso de construcción de transparencia es importante que todos  y todas como parte del demos, comencemos a avanzar decididamente en ese camino.

Ciertamente, los colectivos de tecnologías libres no son una excepción a esta afirmación, muy por el contrario, son un pilar importante de la participación, de la construcción de transparencia y del debate nacional de hechos tan transversales a las acciones públicas y ciudadanas como las tecnologías de información y comunicación.

En ese marco, es importante advertir que sería equivocado advertir en estos procesos de participación alguna tilde política. La participación es, finalmente, lo que nos salva a los ciudadanos organizados de cualquier peligro institucional. Eso y la transparencia que la sustenta, por supuesto.

Los Colectivos de Tecnologías Libres y el debate del Plan Socialista de la Patria

En el marco del Debate Socialista de la Patria, los colectivos de software y hardware libre a nivel nacional se encuentran en un proceso de debate de la propuesta de Industria Nacional de Tecnologías Libres. Sin embargo, también vienen contribuyendo, desde sus espacios locales, en la construcción del Plan Socialista 2013-2019 con distintas propuestas sumando un porcentaje importante de las presentadas a nivel nacional en el área de Ciencia y Tecnología.

Algunas de las contribuciones que se han hecho directamente al Plan de la Patria son las siguientes:

  1. Construcción de un marco jurídico acorde con la necesidad de preservar la libertad de conocimiento y de acceso a producciones intelectuales, modificando el actual marco jurídico anclado a una concepción de derecho de autor caduca y desfasada con las necesidades del pueblo.
  2. Construcción de la Industria de Tecnologías Libres como espacio de convergencia entre las necesidades de TIC del Estado venezolano y las soluciones presentadas y articuladas desde el Poder Popular con criterios de producción de tecnologías libres y bajo principios de desarrollo endógeno y gobierno abierto.
  3. Incorporación del término Tecnologías Libres en los numerales 1.5, 1.5.3 y 1.5.3.1 del Plan Socialista de la Patria.
  4. Reconocimiento pleno de los Colectivos de Tecnologías Libres como Organizaciones de Base del Poder Popular y anclaje efectivo de los primeros como beneficiarios directos de las acciones del Consejo Federal de Gobierno.
  5. Construcción de un plan transversal de gobierno electrónico para el estado Mérida, asumiendo este piloto como una vitrina a nivel nacional.
  6. Aprovechamiento de las potencialidades de ciencia y tecnología a nivel nacional y local para incidir en la generación y fortalecimiento de nuevos procesos y metodologías de aprendizaje de tecnologías libres desde primeros años de educación básica.
  7. Fortalecimiento del tejido productivo de tecnologías de información libre a nivel local y nacional.

El debate del Plan Socialista es una oportunidad inigualable para asumir nuestra corresponsabilidad ciudadana con el destino de todas y todos. Si estás en un colectivo de software libre, esta acción también te compete. No puedes dejar pasar la oportunidad de hacer nación proponiendo las ideas de tu colectivo e insertándolas en el debate.

Las coordenadas son simples: entra a Plan Socialista De La Patria y registra el acta de asamblea de tu colectivo.!

The disappearing virtual library

Varios estamos de luto aún por el cierre de Library.nu. Varios miles de personas éramos sus usuarios asiduos no para conseguir los últimos libros llegados a las estanterías de las tiendas, sino para localizar libros inaccesibles desde varias latitudes del planeta por deficiencias en los canales de distribución o porque, sencillamente, estaban agotados y no serían reeditados.

Varios, como yo, han levantado para la rancia academia estudios, investigaciones y publicaciones apoyados en textos actualizados (con respecto a su marco local de referencia inmediato) gracias a Library.nu. Seguramente varios otros han sido impulsores de la búsqueda y adquisición por parte de terceros de ciertos libros de consulta y lectura distribuidos en canales “regulares” y, sin embargo, la industria de las editoriales de libros, ha logrado encontrar una rendija legal lo suficientemente grande como para colar una demanda contra el grupo que mantenía Library.nu y cercenar nuestro derecho a leer, comprender y conectarnos con otras realidades en los distintos procesos que se complementan durante el aprendizaje.

La industria de la impresión de libros da al traste con nuestro derecho humano inalienable al aprendizaje, la lectura y el conocimiento, sin que ningún ente multilateral parezca querer hacer nada para evitarlo.

El paradigma de la educación debe cambiar, es cierto, pero ¿no debería, acaso, también cambiar nuestra comprensión de la sociedad y los mecanismos a través de los cuales, las distintas industrias que la gobiernan  nos dosifican el conocimiento y nos limitan en los procesos -naturales- de aprehensión de éste?. Esto último, definitivamente aplica para todas las industrias que gobiernan la sociedad, desde las del Estado hasta las de los particulares que inciden en las primeras.

Pensando en cómo será este mundo en los próximos meses, éste que hemos venido conociendo y hackeando varios desde hace algunos años, sigo habitando en el duelo, pero no el duelo por no tener disponible más la facilidad del servicio de Libreary.nu, sino el duelo porque queda cada vez más evidente que debemos redefinir nuestras estrategias de lucha contra las diversas fuerzas que nos constriñen de la emancipación del conocimiento, y cada vez se atisban más ataques y desmantelamientos sociales a éstas.

La lucha está en el hacking diario a rancias configuraciones de lo que la educación, el aprendizaje y la vida deben ser … el éxito y la luz de esta ducha estará, sin duda, en la emergencia de una nueva conciencia de comun-unidad que nos signifique como colectivo.

Para conocer más del alcance del cierre de Library.nu, les invito a leer: The disappearing virtual library – Opinion – Al Jazeera English.

Sobre modelos sustentables para la posibilidad de la cultura

Hechos del marco legal europeo como la Ley Sinde y los sucesivos recortes al empuje para la difusión de conocimiento en la era digital, están dinamizando una reflexión mundial en torno a los modelos en que la divulgación viral de cualquier hecho cultural (por no llamarlo “producto”) pueda ser posible.

El modelo del copyright está llegando a su fin y está atentando contra los derechos de la sociedad civil. Debemos salir al rescate de la cultura posible y de la posibilidad de la cultura que subyace en la reivindicación de la creatividad como genuina semilla que la alberga. Aquí se presentan en su versión extendida diez modelos de apoyo económico bajo los cuales tal cosa se vislumbra como posible o, al menos, diez respuestas válidas a quienes insisten en que la producción cultural no es sostenible fuera de los esquemas actuales.

Desde la La ex-XGAE y el Forum FCF han venido trabajando desde hace algunos meses atrás, en una declaración al respecto y nos piden divulgarla para facilitar su enriquecimiento.

Va aquí el texto completo.

 

 

A los internautas les gusta que les llamen Ciudadanos

Y así ha sido que Alex de la Iglesia se ha despedido, tal y como anunció días atrás, durante la Gala de la entrega de los premios Goya.

La entrega de los premios ha sido precedida de una interesante campaña de movilización virtual y presencial en oposición clara a la promulgación velada y acordada entre los dos partidos políticos más votados en las últimas elecciones en España, y que lesiona severamente los derechos de los ciudadanos al navegar por internet.

La llamada “operación Goya” por haber sido planificada para ejecutarse en las horas previas y durante la entrega de los premios Goya al Cine Español, ocupó los hashtag #opsinde y #operaciongoya en twitter. Pero adicionalmente se realizó una movilización presencial importante durante la llegada de los cineastas, actores y demás trabajadores de la industria del cine en España. Todo ello inspirado en el movimiento Anonymous que con su característica presencia y movilización viral en red, han venido articulándose en contra de la Ley Sinde y la SGAE.

Disfruten el discurso de Alex de La Iglesia, saliente presidente de la Academia del Cine, quien en los últimos tiempos ha evidenciado un importante aprendizaje sobre qué es esto del mundo del hacktivismo y el activismo online. Si pueden, dénse un paseo por las páginas referidas de los hashtags en Twitter, encontrarán material sin desperdicio.

¡El software libre es político!

Propuestas para los diputados de la Izquierda a la Asamblea Nacional

Argumentación

Vivimos un proceso de ilustración, muy similar al ocurrido siglos atrás, pero extraordinariamente signado en estos tiempos por el papel de la tecnología en el quehacer del ser humano en comunidad. En este marco coyuntural, es primordial comprender a la tecnología como un hecho social si, pero con una condición no neutral (en tanto que relativo al entorno en el cual ocurre). En otras palabras, es crucial favorecer el debate social sobre la tecnología para avanzar en la comprensión de sus dimensiones e impactos, incluida su condición de no neutral por la vía de la aproximación y aprendizaje abierto, inclusivo e integral. El conocimiento libre, entendido como algo genuino e inherente a la condición de ser humano es un signo crucial en el proceso de comprensión de la tecnología.

La lucha por el Conocimiento y el Software Libre apuntala la construcción de una sociedad alternativa, fundamentada en los principios de solidaridad social, bien común, corresponsabilidad y participación y protagonismo democráticos, todos ellos previstos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Sin embargo,  constituirnos en un poder efectivamente articulado desde las comunas (orquestadas en torno a territorios pero también en torno a actividades productivas e intereses comunes) pasa necesariamente por una articulación efectiva con los distintos poderes del Estado y por el impulso de procesos de aprendizaje y reflexión común en torno no sólo a tecnologías, sino también a modos de accionar colectivo.

Sigue leyendo