Ciudadanía es corresponsabilidad

Hace ya varios años que me interroga la ciudadanía y los modos en que es posible manifestarla como pleno ejercicio de la acción democrática desde el ser humano. No se asusten, no ando cambiada de acera ni este será un post sobre la “sociedad civil” “apabullada” en época de “crisis de Estado”. Me sé pueblo y en tanto que pueblo hablo como ciudadana que busca ser corresponsable.

Sigo en la misma acera y, quizás por eso, y también por activismo digital, asumo con todas sus letras el llamado a probar y reportar mi experiecia en el uso de apps desarrolladas por el Estado venezolano. La tarea de ser beta tester, aún sin que me digan que lo soy o participar en cualquier equipo de desarrollo de los varios que ahora están haciendo apps para la APN, la asumo con genuino compromiso de contribuir desde una perspectiva que muy pocas veces es valorada por nuestros desarrolladores/as en su justa dimensión: el usuario final.

Sabiendo, además, por referencia y por deducción de mis propias indagaciones, que buena parte de las apps no han sido desarrolladas a partir de las llamadas historias de usuario o, al menos teniéndolas en mente, la tarea de probar los sistemas diseñados es para mi parte de mi corresponsabilidad ciudadana y un ejercicio genuino y sincero de contraloría digital del resultado final. Cierto es que las observaciones se traducen en tuits o mensajes en grupos donde dichas herramientas han sido promocionadas pues, en un porcentaje cercano al 100% de los casos, dichas aplicaciones cuentan con dos carencias fundamentales en cuanto a la relación con quienes la utilizarán:

  1. No identifican de modo claro la metodología de corrección de errores y liberación de nuevas versiones, y
  2. No identifican de modo claro algún canal de comunicación y soporte con el equipo de diseño y/o mantenimiento.

Lo cual, ciertamente, me refuerza la convicción sobre la absoluta ausencia de la mirada de quien usará estas aplicaciones, como insumo clave dentro del proceso de mejora contínua que debe orientarlas.

Quisiera mostrar la revisión como usuaria de tres aplicaciones diferentes: Pagoclave del Banco de Venezuela, Plan de la Patria, de la Vicepresidencia para la Planificación y Patria.org.ve de la Vicepresidencia Ejecutiva de la República.

Pagoclave del Banco de Venezuela.

Pagoclave es una herramienta única en Venezuela habilitada por un Banco para hacer pagos y transferencias a cuentas propias y de otros bancos a través de un mensaje SMS. Ya la sola posibilidad de que se habiliten transacciones electrónicas desde nuestra cuenta de banco a través de SMS resulta atractivo, dado el volumen de usuarios de teléfonos que no cuentan con equipos de los llamados teléfonos inteligentes. Lo cual, dicho sea de paso, también puede resultar angustiante tanto para bancos como para usuarios/as por que, seamos francas, no hay mucha conciencia sobre el uso responsable de los teléfonos y las normas básicas de seguridad que este amerita.

Pagoclave requiere una afiliación a través del portal de banca electrónica del Banco de Venezuela. Una vez realizada la afiliación, que sigue el mismo proceso que todos las solicitudes de afiliación del banco: solicitud de código por teléfono, introducción de clavecoordenadas y frase clave; se procede a configurar el servicio que permite hasta 30 transacciones como máximo por día, por un monto maximo diario de 800.000 Bs y un monto máximo por transacción de 800.000 Bs.

Una vez configurada la cuenta de Pagoclave, ya el usuario está habilitado tanto para recibir como para realizar pagos a través del teléfono celular cuyo número está afiliado a los servicios del Banco de Venezuela. El pago se realiza de forma inmediata, bueno, lo que demora un SMS, y el abono en la cuenta de cualquier banco afiliado a un servicio de pago similar, se hace de forma inmediata. La comisión no es “alta”, aunque es mucho mayor que la comisión de hacer una transacción interbancaria y esperar un día o día y medio para su habilitación.

Mi nivel de satisfacción es cercano al 90%. Creo que este es un mecanismo alternativo para facilitar muchísimo compras a minoristas, bodegas, comercio informal y otros pagos de servicios menores. No he probado el servicio de soporte del banco para la aplicación.

Qué mejorar: Información sobre comisión que, entiendo, es un % sobre la transacciń o, al menos, una tasa según rango de monto transferido/pagado. Debe mejorarse información sobre que AMBOS usuarios/as deben estar registrados en sistemas similares, de otra forma no se procesará la transacción. En fin, las mejoras son de comunicación.

Plan Patria.

Tal como se realizó para el año 2012, este año que arranca se inicia con la configuración del próximo plan de desarrollo de la nación. Es una tarea importante de nuestro quehacer democrático y en el cual, dadas las condiciones de nuestra democracia como participativa y protagónica, no podemos menos que involucrarnos como pueblo.

En aquella ocasión, se habilitó la participación por distintas vías y canales. Las ciudades del debate, organizadas territorial y temáticamente fueron un proceso que humanizó muchísimo la planificación. También se habilitaron propuestas de “expertos” y la participación a través de una plataforma virtual en la cual se registraban las propuestas.

Es una experiencia de consultas similares que desde entonces se han venido repitiendo y antes de aquel momento. En Venezuela consultamos casi todo. Considero que nuestras debilidades no son directamente en los procesos de consulta, sino en creer que la información a lo largo del proceso y su resultado posterior, es un proceso que sólo involucra tareas de divulgación y promoción. Si en algo hemos sufrido fallas y carencias, ha sido en la divulgación, promoción y socialización de los resultados y el cómo se construyeron.

Dicho lo cual, confieso que aunque el Plan de la Patria vigente tuvo contribuciones muy potentes, nos quedó pendiente conocer cómo se escogieron ésas por encima de las que no entraron. Espero que esto no nos ocurra de nuevo.

Screenshot-2018-1-9 Plan Patria 2025

Comencé a probar Planpatria.gob.ve el día sábado 6 de enero. Consideré necesario probarla, pues el día siguiente acudiría a una asamblea de consulta y quería aprovechar la herramienta para registrar los aportes.

La versión que conseguí al principio tenía los siguientes errores:

  1. Los aportes sólo podían registrarse introduciendo letras y espacios. No podrían ser introducidos ni números ni caracteres especiales como acentos, comas, comillas u otros (SOLUCIONADO)
  2. La longitud máxima del texto introducido en cada propuesta era desconocido pero en todo caso muy pequeña. Esto lo han aumentado a 1.000 caracteres, lo cual considero ¡es aún muy poco!. Una longitud aceptable en cada ítem debería ser no inferior a 2500 caracteres. Por poner un ejemplo, la consulta pública hecha para el Observatorio de Blockchain incluía un campo de propuesta que debía ser presentada entre 5.000 y 7.000 caracteres.
  3. No hay una descripción con textos de ayuda para ninguna casilla lo cual reduce a ninguno los criterios de accesibilidad manejados. No verifiqué la aplicación de la normativa vigente (emitidas por CNTI) pero la ausencia de textos de ayuda habla por si misma. Amigos/as desarrolladores/as, ¡esas normas son para cumplirlas!
  4. No hay posibilidad de anexar ningún documento, fotografía, proyecto, u hoja resumen de la asamblea que permita ampliar la información introducida en las casillas.
  5. Hay un problema metodológico de fondo: La página no parece cumplir la metodología de las asambleas que se han venido realizado territorialmente organizadas (al menos en Mérida) a través de grupos que escogen una de las llamadas preguntas generadoras de la consulta. Sin embargo, el sistema exige (no lo indica, pero el uso demuestra que es así), que se rellenen las tres preguntas. De modo que, y en vista de la poca extensión disponible, el usuario debe vaciar los aportes segmentándolos en todas las casillas (aunque se trate de preguntas diferentes), o lograr introducirlas en una única casilla y vaciar contenido nulo en las demás para garantizar que el sistema registre los aportes. Por otro lado, esas asambleas no se han organizado en torno a dimensiones ni a frentes de batalla, lo cual es una información relevante (¡crucial!) para la inclusión de propuestas.
  6. ¿Cuáles mecanismos habrá para facilitar la participación del montón de gente y organizaciones analógicas que hay (por resistencia, por convicción o por imposibilidad de conexión) por ahí?
  7. No hay información de quien desarrolla la herramienta o cómo informar de los fallos o cómo contactar a alguien que atienda el soporte.

Mi nivel de satisfacción hasta ahora está por debajo del 60% iba a decir 45% pero han venido corrigiendo fallos rápido, así que eso demuestra que alguien tiene los oidos abiertos.

Patria.org.ve

Como bien saben, patria.org.ve es el portal a través del cual se realiza mensualmente seguimiento a la distribución de los CLAP a nivel nacional y también a través de la cual se maneja la asignación de los distintos bonos entregados por el Ejecutivo Nacional en los últimos meses.

Utilizo esta plataforma desde mediados del año pasado. Pese a que hubo muchas personas que cayeron fácil en la idea conspiranóica de afirmar que era una página montada por la derecha, lo cierto es que cada mes, desde que la utilizo, informo que no recibo CLAP desde el mes de marzo del 2017. Igualmente he venido viendo cómo progresivamente han mejorado el rendimiento de la página, e incorporado más elementos para facilitar un mayor y mejor control de todo el sistema de cara al usuario/a final.

Screenshot-2018-1-9 Patria

Pienso que una migración natural de esta plataforma sería su vinculación con Billeteramóvil, que es una herramienta diseñada, según dicen, por el equipo de CANTV, y aunque totalmente en inglés (/joke) en realidad, toma por defecto el idioma de configuración del navegador lo cual no es muy útil pues muchos/as usuarios/as no saben cómo cambiar estas configuraciones en sus aplicaciones y agradecen tener una información en su idioma nativo; permite manejar fondos a través del carnet de la patria para pagos de asignaciones CLAP. De hecho, si la distribución de los CLAP y la P de producción funcionaran bien, los bonos asignados deberían distribuirse hacia el carnet de la patria para efectuar compras en ese sistema. Lamentablemente la escasa distribución (por ejemplo, sólo 2000 bolsas para todo el municipio Libertador del estado Mérida… ¡en serio!), no permite que este ciclo, casi natural, pueda cumplirse.

Estas dos últimas aplicaciones, adolecen de las mismas fallas que las anteriores con respecto a la accesibilidad, lo cual, en términos de inclusión representa una injusticia tremenda. Igualmente, muestran las carencias enunciadas antes en cuanto a los ciclos de desarrollo, el equipo de desarrollo y los canales de soporte y comunicación.

Balance final.

Aunque ha sido progresivo la configuración de equipos de desarrollo de apps para el Estado Venezolano, hay una resistencia a garantizar la solidez organizacional que dichos procesos ameritan a través de, por ejemplo, su progresiva incorporación a un repositorio común que, además, garantice no sólo el cumplimiento de estándares buenos para la APN, sino también que estas apps puedan ser probadas por más usuarios en cada ciclo e, incluso, mejoradas por estos, tal como ocurre en cualquier ciclo virtuoso de producción de software libre por ejemplo.

Es tiempo de aprender. Lo que queda por delante no es poco y los desafíos son cada vez mayores.

 

 

 

 

¿Es necesario certificar el Software Libre?

El escrito que está a continuación es producto de una invitación hecha, en el 2013, por @mapologo a pensar el tema de las Certificaciones de Software para aplicativos libres.

La salvedad del año es importante. Para nosotros supuso un trabajo que esperábamos pudiera servir a un emprendimiento en el que estuvimos y ya no estamos. Sin embargo, el tiempo en que este escrito fuera de interés para más gente, recién llegó ahora pese a que, debo decirlo, aunque nos ratificamos en lo que allí dijimos, pensamos que es buen momento para actualizarlo.

Mientras la actualización de ese texto llega, adjuntamos aquí el trabajo que hicimos entonces. Esperamos que sea de utilidad y, obvio, estamos abiertos a comentarios, sugerencias y opiniones, por aquí mismo o por @petrizzo y @mapologo en twitter.

Certificaciones Para el Software Libre de Fuentes Abiertas

¿Quién le teme al Programa de Estudios Abiertos (PROEA)?

(Originalmente publicado en Aporrea el 22/02/16)

La educación formal o al menos, lo que conocemos de ella y que nos la dibuja como el único medio para la obtención de un fin necesario (el título), está configurada sobre un modelo de aprendizaje que garantiza la permanencia de prácticas, hábitos y visiones de mundo hegemónicos en buena parte de las sociedades contemporáneas, y condicionan desde la inserción laboral de los individuos hasta sus relaciones interpersonales.

La educación formal, sus mecanismos e instrumentos de aprendizaje, sus pedagogías y sus fundamentos metodológicos se aplican coo receta para el logro educativo, pese a las diferencias y particularidades de los distintos grupos a los que atiende, ignorando necesidades y características propias de éstos. Lo que conocemos de la educación formal: la masificación, la evaluación por demostración, la homogenización y la invisibilización de las diferencias, la implantación por vía de hegemonía no cuestionada de “verdades irrefutables de la vida”, la negación de la otredad y la divergencia y, finalmente, la normalización, en suma, de nuestros modos de aprender, socializar y habitar en sociedad, son componentes aceptados como “buenos” socialmente y vienen, incluso, reforzados desde las maneras en que se interactúa en familia, hasta las formas en que una persona se percibe a si mismo en un proyecto individual o colectivo. El devenir de la construcción social ha hecho que una parte importante de la sociedad valore positivamente y casi sin cuestionamientos a esta forma de educación, ignorando que sus factores más resaltantes son al mismo tiempo, el envés de su impacto en la sociedad, por la vía de la insuficiencia para responder a una sociedad diversa, variopinta, matizada y compleja. Cualquier persona que falle en los logros que este modo de comprender los procesos de aprendizaje ha impuesto, lleva sobre si, casi de modo irrebatible desde la razón dominante, el estigma del fracaso, la falta de esfuerzo y la desatención.

Desde la educación popular hasta las experiencias de educación y pedagogías alternativas, varias han sido las iniciativas de grupos y colectivos para contrarrestar una suerte de accionar de resistencia frente a la “normalización” de la educación formal. En nuestro país la experiencia es variopinta aunque, pocas han logrado engancharse tanto en el sentir de grupos de trabajadores y trabajadoras, profesionalizados/as o no, como la posibilidad de conjugar procesos de aprendizaje desde su experiencia vital y su quehacer laboral.

El Programa de Estudios Abiertos (PROEA), liderado en este momento desde la Universidad Politécnica Territorial Kléber Ramírez en Mérida, pero con réplicas tutoreadas a lo largo de todo el territorio nacional, construye alternativas para el reconocimiento de saberes adquiridos en la experiencia de vida, y también habilita la formalización de este reconocimiento en el contexto universitario. Queda claro que este planteamiento interpela de modo directo a las insuficiencias de la educación formal. Este programa, que busca identificar desde la práctica cotidiana todos saberes habilitados en lo individual y hacia lo colectivo, supone un proceso profundo de descolonización y emancipación del ser, al reivindicar que como individuo y colectivo nuestro devenir histórico manifiesto en intereses, búsquedas personales y profesionales y destrezas, se cifra en el (re)conocimiento de los saberes que hemos aprendido en espacios no formales y no aceptados de aprendizaje y formación.

El quehacer del PROEA ha permitido revelar un conjunto de razones, otrora invisibilizadas y naturalizadas, en primer término de la desescolarización, la limitada profesionalización entre personas extraordinariamente hábiles y sabias; y en segundo término, de lo que pueden suponer causas radicales de las insuficiencias de la educación formal y el impacto de estas insuficiencias en el devenir productivo de nuestra sociedad. Este programa supone, pues, un verdadero desafío a la racionalidad instrumental del quehacer pedagógico aceptado como “bueno” por quienes silencian sus preguntas ante el fracaso de muchos en la educación formal. Y este desafio a la racionalidad instrumental no cuestiona sólo las relaciones entre docentes y estudiantes en el marco de los espacios formales de aprendizaje, sino también desafía, aún sin proponérselo, la comprensión que sobre los procesos educativos y de formación, se hace desde las instituciones que los habilitan.

Hace unos días tuve el privilegio de asistir como testigo a una presentación de portafolios de integrantes de distintas comunidades de aprendizaje. En la presentación a la que asistí, observé razones familiares ancladas en ideas fuerza equivocadas sobre la necesaria “normalización” de la rebeldía, la diversidad funcional, y el ímpetu o la fuerza con que se cuestionan algunas formas de aprendizaje institucionalizadas en las escuelas, por ejemplo; o también amparadas en carencias financieras que, lamentablemente aún hoy, justifican el retraso en el aprendizaje indvidual.

Escuchar las autobiografías allí presentadas de boca de sus propios protagonistas sirvió para que se me revelaran, casi de modo efervescente, preguntas sobre las razones radicales por las cuales aún frente a los avances en la masificación de la educación gratuita a escala nacional, persisten fallas en la profesionalización y reconocimiento formal de saberes. Casi de modo instintivo me respondí a una pregunta no hecha: quienes temen al PROEA emergen desde espacios donde sienten una amenaza clara a la subsistencia institucional de un modo de formar. Recordé que en el año 1933, Walt Disney popularizó en Estados Unidos una tonadilla con una simple letra que animaba a tres cerditos a enfrentar a un feroz lobo que quería darles caza destrozando lo que consiguiera a su paso, incluso si era una casa. Con la frase “¿Quién teme a un lobo feroz?” que al son de un baile improvisado cantaban entre si los tres hermanos cerditos para animarse y acompañarse, se instaló en la simbología popular una versión revisada del clásico David contra Goliath.

Muchas de las preguntas que emergieron aún son un murmullo para mi y otras están en latencia. Pero una respuesta se me enrostra de modo fuerte y claro: el impacto en la generación de procesos de descolonización y de emancipación de individuos y colectivos, son suficientes razones para temer al PROEA. Estas razones se anclan en lo institucional, lo formal, lo que ha sido normalizado. Pero desde el PROEA, definitivamente, hay cientos, miles de razones evidentes para no temer enfrentar de modo claro y decidido esos miedos que ante la incertidumbre subsisten en cualquier espacio hegemónico, institucional y formal que defienda su subsistencia.

Pronunciamiento Comunidad de Mujeres en Defensa de la Revolución Bolivariana

Comando Creativo

Comando Creativo

PRONUNCIAMIENTO DE LA COMUNIDAD DE MUJERES EN DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Las ACERTADAS políticas de gobierno dirigidas hacia la visibilización de las mujeres, y la reivindicación de sus derechos en la construcción del SOCIALISMO FEMINISTA, han sido muchas, sin embargo, se evidenció en los resultados de las elecciones, que no han llegado de manera eficiente a la mayoría de las mujeres pertenecientes a la clase obrera y campesina; ni a la mujer indígena o a los colectivos sociales. Ha habido un secuestro de estas políticas promovida por una lógica burguesa-burocrática instalada en las instituciones, que deberían socializarlas y acompañarlas para que cumplan sus verdaderos objetivos. Esta lógica basada en el cumplimiento de números, tareas y talleres – en su mayoría inútiles- no permiten un verdadero vínculo que genere el aprendizaje de todas las partes, si no que se limita a un lineamiento que se debe cumplir de manera inmediata, ésto, aunado a la falta de humildad en su ejecución, sencillamente ha generado un montón de mujeres “beneficiadas o usuarias”, pero excluidas de las políticas realmente fundamentales promovidas por el gobierno, incluso dentro de las mismas instituciones. Entonces EXISTEN programas necesarios, reivindicativos, URGENTES para transformar la difícil realidad de las mujeres que no han cumplido con los OBJETIVOS PLANTEADOS, POR AHORA…

Es innegable que las mujeres SOMOS las más afectadas por la GUERRA ECONÓMICA. GUERRA ECONÓMICA que SÍ EXISTE, que no es un discurso trillado, ni una excusa, sino UNA REALIDAD. AUTOCRÍTICAMENTE asumimos que aún nos falta recorrer las calles, las comunidades, barrios, consejos comunales y comunas. Evidenciando la situación real, sus causas, sus consecuencias y difundiendo herramientas para resistir. NOSOTRAS, mujeres de movimientos y colectivos sociales, estructuras del estado y partidos de izquierda, asumimos que NO hemos hecho lo suficiente para formar, promover y acompañar procesos organizativos que contrarresten con CONCIENCIA LA GUERRA ECONÓMICA Y PSICOLÓGICA CONTRA EL PUEBLO.

Ante esta nueva situación en la Asamblea Nacional que será tomada por la Contrarrevolución el 5 de enero, NOSOTRAS DECLARAMOS, QUE PERMANECEREMOS EN DEFENSA DE:

  1. EL PRESIDENTE REVOLUCIONARIO, SOCIALISTA, BOLIVARIANO, CHAVISTA Y FEMINISTA. PRESIDENTE ELEGIDO POR VOLUNTAD DEL PUEBLO VENEZOLANO EN ELECCIONES DEMOCRÁTICAS Y PARTICIPATIVAS: NICOLAS MADURO MOROS.

  2. LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, construida con la participación popular en la ASAMBLEA CONSTITUYENTE del año 1999 (única en el mundo que nos visibiliza con el uso del lenguaje de género)

  3. EL VERDADERO PODER POPULAR Y TODAS LAS LEYES QUE LO PROTEGEN, PARA SEGUIRLO FORTALECIENDO.

  4. TODAS LAS LEYES QUE EVIDENCIAN NUESTRA PARTICIPACIÓN HISTÓRICA Y REIVINDICAN LOS DERECHOS DE LA MUJERES, LA SEXO DIVERSIDAD Y LA IGUALDAD DE GÉNERO.

Así mismo, DEJAMOS CLARO NUESTRO FRONTAL REPUDIO ANTE LOS ANUNCIADOS INTENTOS DE APROBACIÓN DE LEYES QUE GOLPEARÍAN la justicia y los Derechos Humanos esenciales del Pueblo, como la que permitiría que ASESINOS salgan en Libertad. Recordemos que sólo como producto de los llamados a la violencia hechos en el año 2014 (guarimbas), NUEVE (9) MUJERES FUERON ASESINADAS. (EN MÉRIDA HUBO DOS (2) CASOS, una chilena – venezolana madre soltera de tres (3) niñas menores de edad a la que le llegó un mortal tiro en la cabeza el 8 de marzo 2014 -día internacional de la mujer- y otra, madre humilde asesinada por una de esas guayas colocadas por manos criminales). Para nosotras el número de presos por esas muertes, es insuficiente. Aún quedan muchos terroristas en libertad y algunos hasta gozan de inmunidad.

POR TODO LO ANTERIORMENTE DICHO, PROPONEMOS:

  1. Revisión y desmantelamiento de la actual lógica burocrática que se ha arrastrado desde los gobiernos de derecha, para crear una nueva institucionalidad REVOLUCIONARIA, BOLIVARIANA, SOCIALISTA, ANTIMPERIALISTA, CHAVISTA Y FEMINISTA. Reconstrucción que debe hacerse con el pueblo, con las mujeres pobres, con las que están lejos, más allá de donde llega el transporte, y más allá del ego y más allá de los discursos vacíos y politiqueros. De las inútiles designaciones realizadas a dedo para “CARGOS” en organizaciones sociales (como UNAMUJER) secuestradas por la estructura burocrática, que solo alejan a un sector de la población que se encuentra organizado e identificado con la clase explotada con rostro de mujer.

  2. Visibilización y valoración justa de las mujeres y la comunidad sexo diversa, que trascienda el ser usadas como cifras para cumplir la paridad, se reconozca la participación protagónica y la capacidad transformadora que tenemos en todos los espacios y procesos de la Revolución.

  3. Reestructuración del PSUV, para hacerlo más democrático, participativo, protagónico y anti patriarcal, retomando los fundamentos establecidos en el libro rojo y reactivando el tribunal disciplinario para establecer las sanciones pertinentes y oportunas.

  4. Fortalecer el Gran Polo Patriótico como espacio para la unidad de todos los partidos y movimientos revolucionarios del país.

  5. Repolitizar todos los procesos y espacios de nuestra Revolución.

  6. Realizar un despliegue intenso en cada rincón de nuestro territorio, realizando actividades que nos vinculen con las mujeres, superando el tallerismo y nos conlleve a una verdadera concientización sobre la guerra económica, la guerra psicológica, sus causas y efectos. Visualizar ejemplos de otros lados del mundo, generar y ejecutar proyectos que promuevan la producción innovadora, popular, a pequeña, mediana y gran escala, con políticas reales de inclusión que no se limite a lo estrictamente económico.

  7. Consolidar el ESTADO COMUNAL, consciente, con ética revolucionaria y socialista, retomando la tarea que nos dejó nuestro Comandante Eterno de ¡Comuna o Nada!

  8. Reimpulsar la Educación Popular como herramienta fundamental para la construcción del Socialismo Feminista.

En pie de lucha, con nuestro corazón combatiente, nos declaramos en Defensa Permanente de la Revolución Bolivariana y la Patria-Matria, NINGUNA CONTRAREVOLUCIÓN NOS DOBLEGARÁ somos las herederas de Manuela y de Simón.

¡Chávez vive! ¡La lucha sigue!

¡UNIDAD DE LAS MUJERES Y MOVILIZACIÓN, PARA LA DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN!

¡VENCEREMOS!

En Mérida a los 11 días del mes de diciembre del año 2015.

 

(Imagen tomada de enlace)

Hablar de Conocimiento Libre: Un rito necesario

Hace poco participé en una investigación articulada de modo militante en torno a las nociones e ideas fuerzas tras el activismo de conocimiento libre. La investigación la condujo Marianicer Figueroa. Lo que a continuación muestro es un primer relato de lo que ese ejercicio  me mostró.

Contándonos

Nombrar en distintos escenarios, momentos, lugares y grupos, la necesidad de cambiar nuestra comprensión como ciudadanos/-as y colectivos, hacia lo técnico y lo tecnológico, y mirar con una visión algo más humanista estos temas que  nos motivan a quienes nos asumimos activistas del conocimiento libre, es algo que me habita desde hace algún tiempo. Esa perspectiva que me parece apropiado nombrar como social hacia lo técnico, se centra en preguntar(me) sobre la situación secuestrada del conocimiento, pese a su condición natural de libre.

La pregunta, la construyo a diario desde distintos espacios en los cuales me sé en compañía con otros/-as. Con esas compañías también habito espacios donde nos dibujamos, contamos historias que nos han sido y nos construimos puentes porque nos reconocemos comunes.

Sigue leyendo

Minientrada

La muerte del autor y el conocimiento libre

Leí hace agun tiempo que, en el camino hacia la cultura libre, requeríamos de la muerte del autor. En el artículo, los/-as cultores/-as de Sursiendo nos hablan del endiosamiento de quien se abroga la autoría de algo y su negación al hecho, prácticamente irrefutable, de que la cultura es hija de la remezcla e interpretación.

Sin pretender defender ese endiosamiento del/-la autor/-a, debo confesar mi casi absoluto convencimiento de que si bien es cierto que no somos dueños/-as de lo que pensamos como un producto genuinamente único y de nuestra propiedad, el reconocimiento de aquellos/-as de quienes hemos bebido (y a veces regurgitado también, por qué no) conceptos e ideas, es absolutamente necesario.

Para mi cada día es más evidente que el reconocimiento explícito del origen de los términos que usamos porque los hayamos bebido de otros/-as permite su trazabilidad y, sobre todo, habla de nuestra honestidad intelectual.

No pretendo esgrimir aquí argumentos morales, apenas decir que, en medio de esa evidente y notoria remezcla de la que somos objeto y también sujeto, es evidentemente necesario, reconocer cada uno de los pliegues de los cuales se configura aquello que vamos siendo, intelectual y socialmente.

Discutiendo leyes con herramientas TIL: la “Wiki deliberación”

Hace pocos días escuché por primera vez el término “wiki legislación” término que, tal parece, se deriva de entornos hackers donde los usan para denominar el proceso de deliberación y construcción colectiva de decisiones.

En realidad, y en sentido estricto, lo que ocurre en procesos denominados de “wiki legislación” es la articulación de ciudadanas y ciudadanos corresponsables, activados a través de mediación de tecnologías de comunicación habilitadas para ello. Quizás entonces, debemos hablar no tanto de “wiki legislación” sino de “wiki deliberación” pues el proceso que ocurre a través de la consulta pública de leyes, habilitada con mediación de la tecnología disponible, supone un proceso de corrección, generación de aportes, asambleas asíncronas, crítica y deconstrucción de textos legislativos más compatible con elementos de procesos deliberativos, que con procesos de disposición de leyes y otras normativas a través de espacios web editables como los wiki.

Dicho esto, es importante entonces señalar que la mera disposición de normativas en procesos de consulta pública través de herramientas web de edición como los wikis, no garantiza ni el éxito del proceso deliberativo ni mucho menos su impacto. Cierto es que, además, este proceso no pretende, ni mucho menos, sustituir otras formas de debate en la construcción de leyes.

A mi juicio, justo es señalar otros factores que inciden en inmersión ciudadana en procesos como la wiki deliberación y que corresponden al dominio sociopolítico de las prácticas y usos tecnológicos. Un breve examen a las cifras de penetración y uso de internet en Latinoamérica, muestra otros factores adicionales relativos al dominio de la técnica y que dibujan la wiki delliberación adquiriendo un sentido para ciudadanos que:

  • tengan afinidad con los temas propuestos y motivación para explorar y hacer minería de información al respecto,
  • tengan dominio sobre la tecnologia y herramienta utilizada,
  • tengan autonomía funcional e instrumental con lectura y escritura y familiaridad con la construcción colectiva de recursos y propuestas,

Así pues, la motivación, el dominio y la autonomía contribuyen a generar el arraigo observado por las ciudadanas y los ciudadanos en el uso, apropiación y construcción de las herramientas dispuestas para facilitar la deliberación política.

En este contexto, la wiki deliberación es, entonces y como venimos diciendo, apenas un componente más dentro del proceso deliberativo de políticas públicas u otras decisiones colectivas. Apenas un componente entonces, que no aspira ni debiera aspirar a sustituir el devinir propio del proceso deliberativo. En las experiencias de wiki deliberación conocidas en Latinoamérica, pocas por cierto, resulta interesante destacar que el proceso de deliberación se enriquece por su habilitación a través de herramientas web, y que el uso de éstas dinamiza el proceso mismo pues resulta atractivo a ciudadanas y ciudadanos que, en otras circunstancias pudieran declararse como desafectos a reuniones o asambleas con propositos deliberativos.

Existe, por tanto, un proceso sinergético de producción de conocimiento de modo generalmente propositivo en torno a la deliberación que, como venimos diciendo, se enriquece por la introducción de las TIC, puesto que habilita otros espacios para concurrencia de ciudadanas y ciudadanos en actividadesreflexivas asíncronas sobre los temas debatidos.

Ley de Telesalud en Venezuela.

Desde el año 2005 conozco del interés que investigadores apoyados por organismos nacionales como el Ministerio de Ciencia y Tecnología por avanzar en el desarrollo e implementación de soluciones de tecnología de información y comunicación aplicadas a la solución y atención temprana a incidentes de salud en poblaciones inaccesibles de otro modo a un diagnóstico especializado. En esos años, se hablaba con mucha insistencia en acercar servicios sanitarios enlazados a través de telefonía móvil, por ejemplo, de tal forma que un médico local pudiera tener asistencia remota en el diagnóstico y atención sanitaria primaria a un paciente.

Hoy día asistimos a la invitación de la Asamblea Nacional al debate de la llamada “Ley de Telesalud”, debate que es asistido por eventos regionales y locales, y también por un proceso de wiki deliberación.

Debo decir que aunque el debate no me sorprende, hay varias carencias en la redacción del texto que es necesario denunciar. La primera falta en el texto es la declaración explícita que las tecnologías a iplementar en la disposición remota de servicios de salud, será bajo criterios de tecnologías de libres, en concordancia con lo dispuesto por la llamada Ley de Inforgobierno, aprobada en 2013. La Ley evade fijar una posición clara al respecto. Esto es un verdadero problema.

Sin embargo, creo que no resulta un problema menor el que conceptos como “telesalud” (sic) y “telemedicina” (sic) sean explicados casi como sinónimos. Esto supone una segunda carencia del texto propuesta. Más allá de una corrección sintáctica: “telesalud” no es una palabra en castellano por tanto debiera escribirse como dos palabras o una palabra compuesta separada por guión; hay un tema de fondo y es que el texto de la ley no es clara en lo que pretende regular. Atendiendo al registro estricto de lo que una ley es: la regulación formal de situaciones conocidas de orden colectivo, el que el texto no esté claro ni arroje claridad sobre el tema en cuestión, pareciera ser muestra de que no se trata de un tema sensible o, al menos, conocido por la sociedad venezolana y/o el cuerpo legislativo que propone el texto.

Una tercera y última ausencia tiene que ver con la no claridad con respecto al derecho del colectivo a exigir que sus datos no sean utilizados por empresas farmacéuticas, por ejemplo, para investigación y desarrollo de sus productos. Aunque la propuesta de ley es clara en cuanto a la protección de los datos individuales, garantizando el anonimato, quedan algunos huecos relativos a si esos datos, aun sin ser enlazados a identidad alguna, podrán ser entregados a empresas privadas de sector sanitario.

No es objeto de este artículo detallar otras observaciones que he presentado a la propuesta de Ley. Estas pueden observarse desde este enlace. Lo que si considero que debo traer aquí, son algunos problemas que observo en el texto propuesto y el proceso habilitado para su deliberación ciudadana. En especial porque estos problemas tienen que ver con lo que comentamos antes eran factores que hacían relevante al ciudadano la habilitación de espacios de wiki deliberación:

  • Si hablamos la falta de afinidad con el tema propuesto y de motivación para explorar y hacer minería de información al respecto, es no sólo un factor que puede ayudar a comprender el desinterés hacia este proceso deliberativo, pero puede resultar también un punto de atención necesaria para la Comisión Parlamentaria proponente del texto. Como hemos dicho antes, si la población no es sensible a el tema de la telesalud (sic) como problema, su motivación al debate es tendiente a cero. Cabe preguntarse, entonces, si no resulta pertinente dar un paso atrás, reformular la propuesta y presentarla al pueblo cuando exista la necesidad de una regulación sobre el tema porque la motivaciones ciudadanas estén activas y dispuestas a ejercer corresponsablemente la actividad deliberativa.
  • Sin embargo, siendo que hems dicho antes que el proceso de wiki deliberación adquiere sentido en espacios donde las ciudadanas y ciudadanos tienen dominio sobre la tecnologia y herramienta utilizada, para el caso de Venezuela deberíamos asumir que el escaso hábito de los ciudadanos a participar propositivamente a través de wikis o espacios de escritura colaborativa tiene un peso importante en la escasa movilización digital propositiva de voluntades hacia esta propuesta de ley. Si evaluamos la familiaridad con la construcción colectiva de recursos y propuestas, podemos afirmar que es una consecuencia casi natural de lo anterior.

La wiki deliberación, como vemos, no parece resolver el asunto siempre pendiente de pensar en cómo involucrar en procesos de formación de leyes, motivar la corresponsabilidad y garantizar la autonomía de los ciudadanos en ello. Parece entonces que la deliberación política, como ya hemos dicho antes [1], nos remite la necesidad de revisar el proceso de generación de capacidades ciudadanas a los cuales contribuyen los multifactoriales procesos de aprendizaje formal e informal que convergen en la formación de ciudadanos.

————

[1] Palm, F. y Petrizzo, María A. (2010) Ways of Citizen Learning: Political Deliberation on the Internet. en Systems Think and e- Participation: ICT in the governance of society. Pachón-Cordoba, José (ed). United Kingdom: ICI Gobal.

 

¿Alguien debe controlar Internet?

La respuesta a la pregunta es, inicialmente NO.

Sin embargo, tiene matices, Internet no debe ser controlada por alguien en particular, y los Estados nacionales deben garantizar que el respeto por la condición de bien público de internet se sostenga en el tiempo. Esto último no supone que no haya normas de ningún tipo. En todo caso, es un tema nada simple.

Una pequeña prueba de ello es la realización anual de conferencias con debates en torno a estos temas. La más próxima es la Global Multistakeholder Meeting of the Future of Internet Governance. Net Mundial, en Brasil en abril. Gracias a @marianendh por el enlace a los contenidos.

Hace algún tiempo, en noviembre del 2012, tomé la iniciativa de escribir a los representantes de Venezuela a la reunión anual de la WCIT pidiéndoles que asumieran una, que a mi juicio, debe ser parte de la postura de nuestro país en torno a una posible regulación mundial de Internet por pate de intereses particulares y/o comerciales.

El texto de lo que escribí puede leerse desde aquí, pero hoy lo reproduzco en este blog, porque siempre resulta interesante, creo, mirar hacia atrás y ver lo que se ha hecho y hacia dónde se ha venido mirando. En el mencionado correo yo escribía:

Saludos camaradas,
En la WCIT donde una de las propuestas a presentar será la consesión a la ITU del gobierno sobre internet, como ciudadana de un país en revolución política, social, cultural tecnológica y educativa, y desde el activismo por el software y el conocimiento libre, me siento llamada a pedirles que digan lo siguiente:
  1. Internet debe ser un derecho inalienable de la condición de ser humano. – Internet no puede ser para algo distinto sino para conectar ideas, espíritus y fuerzas para el bien de todos y no pueden prevalecer los intereses particulares sobre este mandato social .
  2. Internet no puede ser regulada o controlada por ningún interés privado: es un bien común, indivisible y que hoy día es sustento de los procesos creativos, divulgativos y formativos de buena parte de la humanidad.
  3. El acceso a internet, por el contrario, debe ampliarse, garantizándose que ni sexo, ni religión, ni condición socioeconómica o cualquier otra sea limitante para su acceso.
Como ciudadana de un país en revolución, yo esperaría que ustedes, que han sido escogidos como representantes y delegación de mi país, fijaran esa posición por todos quienes pujamos por el éxito de un mundo posible para todas y todos.
Que así sea.

Considero que es necesario construir un debate sobre qué papel juega internet en términos sociales y políticos. Sin embargo, también creo que hay varios elementos que deben ser aceptados como mínimos irrenunciables para poder hilvanar un debate coherente y productivo. Uno de ellos tiene que ver de modo directo con la exigencia de la neutralidad sobre la red.

Desde mi óptica no puede exigirse neutralidad en elementos que, bajo mi perspectiva, están irrenunciablemente ligados con el devenir social de las comunidades. Esto último es algo que evidentemente supera el tema de políticas públicas de Estado (de cualquier Estado) y allana el camino de la búsqueda y comprensión activa de los ciudadanos hacia las tecnologías.

¿Qué es lo que Venezuela acordó con Uruguay en Software Libre?

Por un convenio de Software Libre con Uruguay que realmente sea distinto

Ver Fuente Original

Para la comunidad de software libre venezolana, el convenio que el gobierno venezolano firmó en 2007 con la nación uruguaya en materia de tecnologías fue vergonzoso. Tres años antes, años el Presidente Hugo Chávez había firmado el Decreto Presidencial 3.390 para la migración a software libre de toda la plataforma del Estado venezolano, pero el convenio que se firmó con Uruguay lo violaba flagrantemente, pautando la adquisición de licencias de un software propietario llamado “Genexus”, desarrollado por la empresa uruguaya Artech en un convenio por varios millones de dólares. Este software generaba, a partir de diagramas y modelados, el código fuente de las aplicaciones que debía usar nuestro Estado, pero al ser una aplicación propietaria violaba el decreto firmado por el Comandante en Jefe.

El dibujar diagramas en una caja negra y que ésta te genere el código fuente de tus programas definitivamente no es soberanía tecnológica. Peor aún: se desconocía el hecho de que en Venezuela existen suficientes técnicos e ingenieros calificados para el desarrollo de aplicaciones y que nuestro país tiene mucha más experiencia en materia de desarrollo de software libre. Para nada se requería pagar a Uruguay millones de dólares para la compra de un programa que generara código fuente.

Muchos camaradas escribieron decenas de artículos en Aporrea tratando de llamar la atención sobre la situación. Finalmente, el gobierno venezolano decidió reestructurar el acuerdo, pautándose con Uruguay la creación del proyecto Altagracia, una versión de Genexus en software libre. Sin embargo, después de varios años Altagracia se estancó y dejamos de recibir noticias sobre el mismo.

El pasado 7 de mayo, muchos nos preocupamos con un comentario del Presidente Nicolás Maduro, quien indicó que se firmaría un nuevo convenio en materia de software libre con Uruguay. Maduro no dio mayores detalles al respecto, lo cual repercutió en que muchos miembros de la comunidad venezolana de software libre prendieran las alertas.

Afortunadamente, varios camaradas del Ministerio de Ciencia y Tecnología contactaron a las vocerías de varios colectivos de la Comunidad de Software Libre a través del Comité de Tecnologías de Información Libres, organizando una reunión la semana pasada para darles detalles al respecto, siempre indicándonos que la información era verídica pero extraoficial pues ellos no han sido autorizados por el Ministerio como voceros para este tema. Sin embargo, les interesa muchoque vayan conociéndose esta información entre las comunidades para evitar descontentos innecesarios.

Se nos explicó que el convenio con Uruguay es complejo e involucra muchos ministerios, no sólo Ciencia y Tecnología. Se nos insistió en que, en esta ocasión, es Uruguay la que está interesada en los desarrollos que Venezuela posee en software libre, y no al revés. Sin embargo, Venezuela reconoce la experiencia de Uruguay en procesos y metodologías, en áreas como gobierno electrónico e interoperabilidad, y está interesada en conocer su arquitectura y forma de solucionar los problemas, más no las herramientas en especial porque Uruguay utiliza herramientas privativas que no nos interesan.

También se nos informó que hace un año el CNTI ordenó el cierre administrativo de Altagracia. El proyecto se detuvo debido al poco interés de Venezuela en esa tecnología, y además había un problema filosófico de base: nadie estaba obligado a liberar el código fuente que se había trabajado. Para cerrar administrativamente el proyecto tiene que rendirse todo lo que se entregó como anticipo (533 mil dólares), dado que los objetivos del proyecto no se cubrieron. “El proyecto, sin embargo, básicamente se terminó, aunque las pruebas no nos permiten tener un sistema funcional, con lo cual ese sistema no nos sirve para lo que queremos hacer en el país”, se nos dijo. En estos momentos se negocia y discute con Uruguay cómo hacer la devolución, posiblemente a través de servicios o metodologías por parte de Uruguay hacia Venezuela, pero NO con herramientas de software.

Otro tema incluido en el convenio es la certificación de empresas para que puedan ofrecer servicios comerciales con países aliados. Hay interés en conocer esa experiencia para ver cómo podría hacerse, a través de estándares como BPM y BPMn, conociendo enfoques metodológicos, organizativos, asesorías y financiamiento para adecuación de las empresas.

Autores: Comité de Voceras y Voceros de Tecnologías de Información Libres.

Mariángela Petrizzo
Nerissa Aguilera
Stephenson Prieto
Elías Cisneros
Octavio Rossell
Luis Ernesto Rivero
Ernesto Cabrera
Luigino Bracci
José Leonel Subero
Peter Blanco
Joan Espinoza

Haciendo del ágora una forma de quehacer político

De cómo miramos nuestras formas democráticas

A veces, como cuerpo de ciudadanos, cometemos errores similares a los que observamos en hombres y mujeres que pretenden ver en el espejo su figura reflejada como las imágenes fabricadas de modelos y artistas de la industria de los medios. Es decir, tenemos grasa, arrugas, canas, una figura normal, pero insistimos en vernos muy delgados, con músculos firmes y sin ninguna imperfección.

Nuestras instituciones están en un accionar conflictivo con la realidad social, porque esta última es cambiante y también incierta, algo con lo que las instituciones políticas no siempre pueden lidiar; sin embargo, insistimos en pensar que esas instituciones pueden dar respuestas a esas incertidumbres planteadas sin apenas inmutarse.

También con nuestras formas democráticas ocurre algo similar. Como dijimos antes, la incertidumbre es algo inherente a la sociedad. Pese a ello, permanentemente las instituciones buscan que sus mecanismos de planificación eleven su sofisticación intrínseca en aras de permitir un control mayor de aplicación de recursos, y los ciudadanos reclamamos que eso no ocurra.

La democracia se manifiesta en el voto, del mismo modo en el que sabemos que hay viento porque vemos el mover de las hojas en los árboles. Sin embargo, ni el viento es sólo el movimiento de las hojas, ni la democracia es exclusivamente el voto o termina allí.

No nos lo dijeron en nuestra formación como ciudadanos, ni de niños, ni de jóvenes, ni de universitarios. Sin embargo,  lo cierto es que la verdadera democracia no puede ser ni protagónica ni participativa a menos que incluya una genuina comprensión por parte de los ciudadanos de la importancia que tiene en su construcción la apropiación ciudadana del proceso de deliberación política.

La deliberación política, entonces, es la base genuina de la democracia protagónica y, en buena medida, es algo que puede salvarnos de ese temor casi irracional a la incertidumbre de lo social. Por ello, el proceso de construcción de las políticas públicas (desde Leyes hasta directrices políticas de acciones de gobierno), no puede ser comprendido sin que ocurra una constructiva interacción entre el poder constituyente (pueblo) y el poder constituido. Y en nuestro caso, la CRBV es prolija en modos y escenarios en los cuales esa relación, en el contexto de construcción de decisiones políticas debiera ocurrir.

La Ley de Infogobierno, entre incertidumbres y desencuentros.

Seguramente varias de las personas que leen este espacio conocen lo que llamaremos la “historia patria” de lo que se conoce como la Ley de Infogobierno. Para quienes no lo tengan muy claro, presentaremos aquí un breve y, apresurado resumen de sus antecedentes como líneas gruesas.

  1. Año 2004. Comienza la movilización digital y de cuadros técnicos dentro del proceso revolucionario, en aras de la construcción de una Ley que permita regular el uso de Tecnologías de Información y Comunicación Libre por parte del Estado Venezolano. Es la primera introducción “oficial” en un planteamiento de documento legal de la necesidad de utilizar software libre en el Estado Venezolano. Se acompaña de un estudio económico muy detallado de las implicaciones de esta decisión.
  2. A partir de ese momento, ocurren una serie de movimientos casi simultáneos y confluyentes en su destino, aunque divergentes en cuanto a su forma.
    1. La Asamblea Nacional (AN) es escenario de una actividad que muy pocas veces en nuestra historia democrática ha ocurrido: organizaciones y agrupaciones de personas motivadas por una causa participan de forma activa con los legisladores en la construcción de una Ley.
    2. En diciembre del 2004 se promulga el Decreto 3.390 relativo a la obligatoriedad de uso de software libre en la Administración Pública Nacional.
    3. Se presenta otro proyecto de Ley, esta vez llamado “infogobierno”, a debate parlamentario. Este nombre induce a pensar en una ley de comunicación y no en una Ley para normar el uso de TIL en el Estado, en buena medida, este nombre es algo desafortunado.
    4. PDVSA articula un proyecto de ley de Uso de TIC en el Estado Venezolano
    5. La AN inicia la discusión de la Ley de Infogobierno y en el 2008 alcanza la sanción algunos de sus artículos.
    6. La Ley es engavetada y no se levanta su sanción para una nueva discusión hasta enero del 2013.

En todo este tiempo, por parte de los colectivos de software libre ha existido la inquietud de que la insuficiencia del Decreto 3.390 para dar cuenta de los procesos complejos de migración y sustitución de aplicativos en la APN es, en buena medida, la causa principal de su poca efectividad en términos de aplicación. Esta insuficiencia legal en el citado Decreto, se evidencia, entre otras cosas, en la superficialidad de su normativa referida a sanciones por inclumplimiento de su articulado.

Este camino accidentado dentro del proceso de formación de una norma como la Ley de Infogobierno, tiene su mejor explicación en la imposibilidad de articular un proceso claro, abierto y dinámico de deliberación política entre el pueblo, poder popular o poder constituyente (a través, por ejemplo de colectivos de software libre) y el cuerpo legislativo (poder constituido con la labor de incidir en la formación de leyes). Hay un elemento importante en este contexto y es que, en buena medida, la tecnología, y las tecnologías libres, no eran un fenómeno problematizado por los ciudadanos que vivimos los comienzos de este proceso. Aunque, de algún modo, ambos actores han divisado un objetivo común, cada quien tiene su propio espejo para verse, y ciertamente la imagen percibida no es la misma.

Hoy día, con dos satélites ayudando labores tan estratégicas como el seguimiento a través de imágenes de aspectos claves para planificación y control, y las telecomunicaciones; con actividad cada vez más intensiva en la divulgación de uso de TIL por niños a través de la entrega de Canaimitas con contenidos adecuados al nivel de estudio; con incremento evidente de la socialización de la tecnología y la ciencia, sin lugar a dudas, la tecnología libre está problematizada de una forma mucho más determinante que unos 10 años atrás.

De bate en bate o cómo se bate el debate de la Ley de Infogobierno.

Ya sabemos que la tecnología está problematizándose en el pueblo venezolano. La tarea no ha sido fácil y apenas comienza, en realidad. Nos toca como activistas romper el falso concepto de que la tecnología es aquello que usamos y ya, para construir la comprensión de que es algo que debemos conocer para no sucumbir a su dominio.

La Ley de Infogobierno ha resucitado y viene con paso firme luego que el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología haya intervenido en su remozamiento. En este sentido, y de cara al proceso de deliberación política, el hito más reciente en su construcción es el debate público que recién comienza.

Parte de este camino se inició en Caracas en el mes de febrero pasado, y tuvo su segundo episodio esta mañana en Mérida con el Foro propuesto por la Comisión de CyT de la AN para debatir la Ley de Infogobierno. En este tipo de reuniones suelo tomar nota detallada en mi ordenador, cosa que no ocurrió hoy. Quedan aquí reflejadas las notas que conseguí y lo que mi memoria pudo anotar de lo ocurrido y reflejado.

Hay detalles que no ameritan se expuestos en este espacio, sin embargo, hay detalles interesantes que presento aquí:

  1. La ley será discutida nuevamente el 5 de junio. Afirmó el Diputado Guido Ochoa que se espera que ese día esté aprobada. Personalmente no estoy de acuerdo con este tipo de plazos dado el nivel de poco cocido del texto, pero está bien por el lado de meterle fuego al asunto.
  2. CENDITEL montó un wiki para que la gente vaya colaborando allí (http://redpatria.org.ve/infogobierno). No se informó cómo se sistematizará y priorizará todas las opciones y propuestas que allí se presenten, tampoco se dijo si permitirían la participación de colectivos de software libre en ese proceso. Esperamos que sí ocurra de modo tal que funcione el fortalecimiento de la participación popular.
  3. Habrá una videoconferencia abierta que, en principio se prevé sea realizada desde Carabobo y hacia 5 estados. La fecha no está clara aún y será anunciada por la web de la AN.
  4. El diputado Alejandro Villanueva nos pidió usar el #leydeinfogobierno en twitter para identificar comentarios y sugerencias al respecto de la Ley. Ofrecieron sus espacios en twitter también para recoger iniciativas al respecto: @villanueva_psuv ; @PSUVBettycro y @Miriam_PSUV

Entre los asistentes:
COLIBRIS
Guardianes del alba
Fundacite Mérida
Python-Ve
Comite TIL
CENDITEL
Poder popular (diferentes grupos)
FREBIN
LibreOffice-Ve
ABECYT
COMITE TIL
ULANUX

Curso de la reunión y derechos de palabra:
Los diputados asistentes (Miriam Pérez, Alejandro Villanueva, Betty Crocker y Guido Ochoa, en ese orden) participaron haciendo una revisión del aporte de Chávez al proceso legislador y el objetivo de la reunión.
Se abrió el turno a la participación. Que discurrió en resumen más o menos como sigue:

1) Fulgencio Rueda (COLIBRIS)
Habló un poco de la historia legislativa en la materia y de la experiencia de la comunidad apoyando esta iniciativa. Habló de la falta de pertinencia de la Universidad venezolana y la necesidad de acoplarse a este cambio. Sugirió la necesidad de adjetivar toda referencia a “tecnologías de información” como “Tecnologías de información y comunicación libres”. Hizo referencia a la primera academia de software libre y a la necesidad de involucrar al Ministerio del Poder Popular para la Educación en el Comité de Uso de TIL dentro de la Ley.
2) FREBIN (Santiago Roca – CENDITEL)
Pidió cambiar la referencia exclusiva al “uso” de la tecnología por el término “fomento”. Advirtió sobre la pertinencia de considerar que las actividades del Estado serán distintas a la mera recepción de solicitudes en línea. Pidió que se enfatizara sobre el hecho de que toda tecnología a implantar debe ser libre.
3) ABECyT
Pidió enfatizar en la necesidad de incorporar al MPPEU en el trabajo con la Ley y en su aplicación. Pidió revisar el trabajo que se hacía desde el ámbito científico porque aún está muy separado de lo que ocurre en el entorno social.
4) LibreOffice-Ve
Se centró en observaciones sobre los artículos 27 y 28 que hablan de documentos electrónicos. Indicó que había necesidad de establecer que los formatos a utilizar serían formatos abiertos y a respetar la norma que ya hay al respecto.
5) Dirección de Infraestructura de la Gobernación
Enfatizó en que hay una diferencia importante entre “Estado” y “república” y que es una contradicción hablar del primero referido a la construcción del socialismo. Que para ello es necesario de hablar de “república”. Pidió que se hablara de modo exclusivo de tecnologías de información y comunicación libres y no sólo de software libre. Hizo mucho énfasis en que hay mucho trabajo hecho en otras tecnologías distintas al sofware y que merecen ser protegidas y fomentadas por una ley como esta.
6) Comité TIL
La visibilidad que para los colectivos de SL tiene la necesidad de una Ley para regular estos temas data de hace varios años. A partir de allí me centré en el objetivo de la Ley (ver art.1) y que habían algunos procesos como lo todo aquello que impulsa el aprendizaje de la deliberación política que no están claros. La democracia no es la emisión de votos, sino la construcción colectiva de decisiones. Nuestros cuadros políticos carecen de formación técnica con solidez, y buena parte de nuestros cuadros técnicos carecen de sólidas bases políticas. Hay que hacer “cohabitar” a ambos equipos para garantizar que una ley como esta no tenga “puertas traseras” y que nuestros servicios, proyectos y desarrollos en TIL estén blindados políticamente. Hice referencia a la Ley del 2004 refiriéndome positivamente a su claridad en términos de objetivos, pero también a su tibieza en términos políticos de cara a incorporar al poder popular. Este proyecto de ley, comenté, es más sólida en términos políticos -algo más radical- pero entonces es tibia en términos técnicos (como por ejemplo su no referencia exclusiva a tecnologías de información y comunicación libres). Lo técnico es fácilmente solucionable, partiendo del compromiso de no negociar con herramientas privativas, lo técnico es fácil de resolver. Lo que resulta más complicado es resolver mecanismos para facilitar la deliberación política en un contexto de construcción del socialismo. Felicité la iniciativa del wiki, pero presenté como observación que el proceso de depuración de propuestas permanece “oculto” al poder popular (advertí que sin intención pero como un hecho), de modo que el poder popular finalmente no alcanzaba la plena participación política tal como establecía la ley, porque no había una clara participación en el proceso de deliberación. Advertí que el artículo 39 no permite ni contempla ni participación del poder popular ni de los colectivos de software libre. Que es necesario que esa estructura tecno-burocrática de paso a algo más flexible que permita incorporar efectivamente al pueblo en decisiones como las que se le atribuyen. Recordé que la comunidad pidió el año pasado que por cada bolívar/$ que se invirtiera en licencias se invirtiera el doble en desarrollo de til nacionales. Hay un artículo en la ley que habla de excepciones de uso de SL, pedí entonces que en ese artículo se estableciera que eso sería siempre de modo temporal y que, además, por cada bolívar/$ empleado en licencias habría una dedicación doble de recursos para desarrollo de un aplicativo sustituto.
7) Python-Ve
Enfatizó sobre la necesidad de incidir y profundizar en cómo se harán los procesos de formación y la necesidad de una problematización de las tecnologías de información.

Por lo prolongada de la actividad, tuve que retirarme sobre las 2pm quedando pendiente la participación de unas 6 personas más. Entre ellas el Prof. Jacinto Dávila (ULANUX) y la representante de Guardianes del Alba. Dejo abierta la posibilidad de que alguno de los asistentes me haga llegar un resumen de sus palabras para incluirlo. Igualmente cualquier corrección a lo que reseño de los otros participantes, por si hubiera que enriquecer algún punto.

Por ahora, este es el reporte que recogí.

El camino por venir

La deliberación y sus procesos no pueden permanecer ocultos del poder constituyente. No puede haber participación política certera y verdadera a menos que se activen procesos reales y positivos de construcción de decisiones políticas.

El debate parlamentario de calle es importante, es vital y se hace imperativo comprender que el entorno de la formación de la política se nutre – mucho – de la visión problematizada que sobre los hechos sociales, manifiestan las organizaciones sociales del poder popular.