La Web 2.0, la web Social, la Web Semántica, y la construcción del Conocimiento Emancipado y Emancipador


Desde hace aproximadamente unos tres años asistimos de un modo más intensivo a la introducción de la “interactividad” en las comunicaciones vía internet.

El término Web 2.0 que se ha venido utilizando para agrupar un conjunto de herramientas con esa orientación denota la intención de desarrolladores y usuarios (intermedios y finales), para dar cuenta de las necesidades de estos últimos de explorar el uso de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) para, principalmente, el fortalecimiento y desarrollo de sus redes sociales.

Herramientas como blogs, wikis, fotologs, manejadores de redes sociales personales, académicas o comerciales (Linkedin -en inglés- y EConozco -en español), sitios interactivos de medios de comunicación, han iluminado pautas innovadoras en este sentido; y otras como foros, chats, grupos, salones de IRC se han visto remozadas y socializadas aún más entre los usuarios, posibilitando incluso la complementareidad entre plataformas tanto de sistemas operativos como de la oferta de servicios de conectividad y otros derivados (1). Todo esto parece acercársenos desde algunos años atrás como una suerte de banda municipal que escuchamos desde el fondo de la calle según se nos va acercando, dando la bienvenida a una suerte de nueva revolución dentro de las TIC que permite no sólo responder a las espectativas de los usuarios en términos de interrelaciones e interactividad con otros usuarios a lo largo del planeta, sino también ser pasto exquisito para los estudiosos y los planificadores del comportamiento social (sociólogos, comunicólogos y antropólogos unos y publicistas y mercadólogos los otros).

La idea de la Web Social ocurre como resultado de la socialización de este conjunto de herramientas, de modo que es más un resultado que una meta en sí misma. En otras palabras, creándose y socializándose herramientas interactivas para los internautas, nos hemos dado cuenta que hemos socializado la web y hecho de la web un elemento más de la cultura.

Bien, ciertamente afirmaciones como la existencia de una cultura “nuestra” son cuestionables, como también algunos elementos asociados a este tipo de herramientas y su difusión entre los usuarios, igualmente capacitados y sensibilizados que antes a temas siempre álgidos y delicados como la privacidad de los datos personales, su protección, u otros más de otro vuelo como el uso perverso de estas herramientas para revelar lo más grotesco del ser humano (casos de pederastía o pornografía, por ejemplo). De lo que no cabe duda alguna es que la emergencia de herramientas tecnológicas prestas a “facilitar” la interrelación social, necesariamente deben llamar a la reflexión sobre la razón de ser de dichas tecnologías, y las capacidades y expectativas de los individuos para utilizarlas adecuada y conscientemente.

La idea de la Web Semántica, responde a la necesidad de optimizar la dispersa, difusa e irracionalmente dispuesta información y datos que existen en el universo web en estos momentos. Así, si el sustrato básico de la Web 2.0 o la Web Social parece ser la búsqueda colectiva, en el caso de la Web Semántica, la clave parece estar centrada en la inteligencia colectiva. Siendo la Web Social un sistema de interacciones entre personas, la Web Semántica plantea estas relaciones entre computadores, servidores que almacenan cientos de miles de bytes de información y el modo de encontrar algo allí es con orden. Definitivamente. Algunos esbozos tímidos de esta idea se observan desde comienzos del siglo XXI, a través, por ejemplo, de buscadores semánticos disponibles entre finales del año 2002 y mediados del 2004, que atendían la necesidad de agrupar de cara al usuario las respuestas a sus búsquedas, en atención temas afines (Vivisimo, Clusty), o mostrar mapas sociales de las páginas visitadas o de temas específicos (They Rule, Touch Graph)

¿En qué punto la Web Social, la Web 2.0 o la Web Semántica aportan elementos para abordar necesidades y demandas para la construcción de un conocimiento emancipado? Definitivamente la respuesta a esa pregunta está por debatirse, y siempre estará en función de aquello que sea bueno para el desarrollo del ser humano, aspecto este en el que la reflexión sobre aquello que mueve el empuje de esas tecnologías en la sociedad actual, se hace no sólo necesaria, sino hasta imperativa y siempre inconclusa.

(1) MySpace; Digg; wikipedia; del.icio.us, Technorati, Flickr y YouTube, incluso Google y Yahoo contienen características que usualmente se denominan Web 2.0

Un comentario en “La Web 2.0, la web Social, la Web Semántica, y la construcción del Conocimiento Emancipado y Emancipador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s