¿Es necesario certificar el Software Libre?

El escrito que está a continuación es producto de una invitación hecha, en el 2013, por @mapologo a pensar el tema de las Certificaciones de Software para aplicativos libres.

La salvedad del año es importante. Para nosotros supuso un trabajo que esperábamos pudiera servir a un emprendimiento en el que estuvimos y ya no estamos. Sin embargo, el tiempo en que este escrito fuera de interés para más gente, recién llegó ahora pese a que, debo decirlo, aunque nos ratificamos en lo que allí dijimos, pensamos que es buen momento para actualizarlo.

Mientras la actualización de ese texto llega, adjuntamos aquí el trabajo que hicimos entonces. Esperamos que sea de utilidad y, obvio, estamos abiertos a comentarios, sugerencias y opiniones, por aquí mismo o por @petrizzo y @mapologo en twitter.

Certificaciones Para el Software Libre de Fuentes Abiertas

¿Quién le teme al Programa de Estudios Abiertos (PROEA)?

(Originalmente publicado en Aporrea el 22/02/16)

La educación formal o al menos, lo que conocemos de ella y que nos la dibuja como el único medio para la obtención de un fin necesario (el título), está configurada sobre un modelo de aprendizaje que garantiza la permanencia de prácticas, hábitos y visiones de mundo hegemónicos en buena parte de las sociedades contemporáneas, y condicionan desde la inserción laboral de los individuos hasta sus relaciones interpersonales.

La educación formal, sus mecanismos e instrumentos de aprendizaje, sus pedagogías y sus fundamentos metodológicos se aplican coo receta para el logro educativo, pese a las diferencias y particularidades de los distintos grupos a los que atiende, ignorando necesidades y características propias de éstos. Lo que conocemos de la educación formal: la masificación, la evaluación por demostración, la homogenización y la invisibilización de las diferencias, la implantación por vía de hegemonía no cuestionada de “verdades irrefutables de la vida”, la negación de la otredad y la divergencia y, finalmente, la normalización, en suma, de nuestros modos de aprender, socializar y habitar en sociedad, son componentes aceptados como “buenos” socialmente y vienen, incluso, reforzados desde las maneras en que se interactúa en familia, hasta las formas en que una persona se percibe a si mismo en un proyecto individual o colectivo. El devenir de la construcción social ha hecho que una parte importante de la sociedad valore positivamente y casi sin cuestionamientos a esta forma de educación, ignorando que sus factores más resaltantes son al mismo tiempo, el envés de su impacto en la sociedad, por la vía de la insuficiencia para responder a una sociedad diversa, variopinta, matizada y compleja. Cualquier persona que falle en los logros que este modo de comprender los procesos de aprendizaje ha impuesto, lleva sobre si, casi de modo irrebatible desde la razón dominante, el estigma del fracaso, la falta de esfuerzo y la desatención.

Desde la educación popular hasta las experiencias de educación y pedagogías alternativas, varias han sido las iniciativas de grupos y colectivos para contrarrestar una suerte de accionar de resistencia frente a la “normalización” de la educación formal. En nuestro país la experiencia es variopinta aunque, pocas han logrado engancharse tanto en el sentir de grupos de trabajadores y trabajadoras, profesionalizados/as o no, como la posibilidad de conjugar procesos de aprendizaje desde su experiencia vital y su quehacer laboral.

El Programa de Estudios Abiertos (PROEA), liderado en este momento desde la Universidad Politécnica Territorial Kléber Ramírez en Mérida, pero con réplicas tutoreadas a lo largo de todo el territorio nacional, construye alternativas para el reconocimiento de saberes adquiridos en la experiencia de vida, y también habilita la formalización de este reconocimiento en el contexto universitario. Queda claro que este planteamiento interpela de modo directo a las insuficiencias de la educación formal. Este programa, que busca identificar desde la práctica cotidiana todos saberes habilitados en lo individual y hacia lo colectivo, supone un proceso profundo de descolonización y emancipación del ser, al reivindicar que como individuo y colectivo nuestro devenir histórico manifiesto en intereses, búsquedas personales y profesionales y destrezas, se cifra en el (re)conocimiento de los saberes que hemos aprendido en espacios no formales y no aceptados de aprendizaje y formación.

El quehacer del PROEA ha permitido revelar un conjunto de razones, otrora invisibilizadas y naturalizadas, en primer término de la desescolarización, la limitada profesionalización entre personas extraordinariamente hábiles y sabias; y en segundo término, de lo que pueden suponer causas radicales de las insuficiencias de la educación formal y el impacto de estas insuficiencias en el devenir productivo de nuestra sociedad. Este programa supone, pues, un verdadero desafío a la racionalidad instrumental del quehacer pedagógico aceptado como “bueno” por quienes silencian sus preguntas ante el fracaso de muchos en la educación formal. Y este desafio a la racionalidad instrumental no cuestiona sólo las relaciones entre docentes y estudiantes en el marco de los espacios formales de aprendizaje, sino también desafía, aún sin proponérselo, la comprensión que sobre los procesos educativos y de formación, se hace desde las instituciones que los habilitan.

Hace unos días tuve el privilegio de asistir como testigo a una presentación de portafolios de integrantes de distintas comunidades de aprendizaje. En la presentación a la que asistí, observé razones familiares ancladas en ideas fuerza equivocadas sobre la necesaria “normalización” de la rebeldía, la diversidad funcional, y el ímpetu o la fuerza con que se cuestionan algunas formas de aprendizaje institucionalizadas en las escuelas, por ejemplo; o también amparadas en carencias financieras que, lamentablemente aún hoy, justifican el retraso en el aprendizaje indvidual.

Escuchar las autobiografías allí presentadas de boca de sus propios protagonistas sirvió para que se me revelaran, casi de modo efervescente, preguntas sobre las razones radicales por las cuales aún frente a los avances en la masificación de la educación gratuita a escala nacional, persisten fallas en la profesionalización y reconocimiento formal de saberes. Casi de modo instintivo me respondí a una pregunta no hecha: quienes temen al PROEA emergen desde espacios donde sienten una amenaza clara a la subsistencia institucional de un modo de formar. Recordé que en el año 1933, Walt Disney popularizó en Estados Unidos una tonadilla con una simple letra que animaba a tres cerditos a enfrentar a un feroz lobo que quería darles caza destrozando lo que consiguiera a su paso, incluso si era una casa. Con la frase “¿Quién teme a un lobo feroz?” que al son de un baile improvisado cantaban entre si los tres hermanos cerditos para animarse y acompañarse, se instaló en la simbología popular una versión revisada del clásico David contra Goliath.

Muchas de las preguntas que emergieron aún son un murmullo para mi y otras están en latencia. Pero una respuesta se me enrostra de modo fuerte y claro: el impacto en la generación de procesos de descolonización y de emancipación de individuos y colectivos, son suficientes razones para temer al PROEA. Estas razones se anclan en lo institucional, lo formal, lo que ha sido normalizado. Pero desde el PROEA, definitivamente, hay cientos, miles de razones evidentes para no temer enfrentar de modo claro y decidido esos miedos que ante la incertidumbre subsisten en cualquier espacio hegemónico, institucional y formal que defienda su subsistencia.

Pronunciamiento Comunidad de Mujeres en Defensa de la Revolución Bolivariana

Comando Creativo

Comando Creativo

PRONUNCIAMIENTO DE LA COMUNIDAD DE MUJERES EN DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Las ACERTADAS políticas de gobierno dirigidas hacia la visibilización de las mujeres, y la reivindicación de sus derechos en la construcción del SOCIALISMO FEMINISTA, han sido muchas, sin embargo, se evidenció en los resultados de las elecciones, que no han llegado de manera eficiente a la mayoría de las mujeres pertenecientes a la clase obrera y campesina; ni a la mujer indígena o a los colectivos sociales. Ha habido un secuestro de estas políticas promovida por una lógica burguesa-burocrática instalada en las instituciones, que deberían socializarlas y acompañarlas para que cumplan sus verdaderos objetivos. Esta lógica basada en el cumplimiento de números, tareas y talleres – en su mayoría inútiles- no permiten un verdadero vínculo que genere el aprendizaje de todas las partes, si no que se limita a un lineamiento que se debe cumplir de manera inmediata, ésto, aunado a la falta de humildad en su ejecución, sencillamente ha generado un montón de mujeres “beneficiadas o usuarias”, pero excluidas de las políticas realmente fundamentales promovidas por el gobierno, incluso dentro de las mismas instituciones. Entonces EXISTEN programas necesarios, reivindicativos, URGENTES para transformar la difícil realidad de las mujeres que no han cumplido con los OBJETIVOS PLANTEADOS, POR AHORA…

Es innegable que las mujeres SOMOS las más afectadas por la GUERRA ECONÓMICA. GUERRA ECONÓMICA que SÍ EXISTE, que no es un discurso trillado, ni una excusa, sino UNA REALIDAD. AUTOCRÍTICAMENTE asumimos que aún nos falta recorrer las calles, las comunidades, barrios, consejos comunales y comunas. Evidenciando la situación real, sus causas, sus consecuencias y difundiendo herramientas para resistir. NOSOTRAS, mujeres de movimientos y colectivos sociales, estructuras del estado y partidos de izquierda, asumimos que NO hemos hecho lo suficiente para formar, promover y acompañar procesos organizativos que contrarresten con CONCIENCIA LA GUERRA ECONÓMICA Y PSICOLÓGICA CONTRA EL PUEBLO.

Ante esta nueva situación en la Asamblea Nacional que será tomada por la Contrarrevolución el 5 de enero, NOSOTRAS DECLARAMOS, QUE PERMANECEREMOS EN DEFENSA DE:

  1. EL PRESIDENTE REVOLUCIONARIO, SOCIALISTA, BOLIVARIANO, CHAVISTA Y FEMINISTA. PRESIDENTE ELEGIDO POR VOLUNTAD DEL PUEBLO VENEZOLANO EN ELECCIONES DEMOCRÁTICAS Y PARTICIPATIVAS: NICOLAS MADURO MOROS.

  2. LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, construida con la participación popular en la ASAMBLEA CONSTITUYENTE del año 1999 (única en el mundo que nos visibiliza con el uso del lenguaje de género)

  3. EL VERDADERO PODER POPULAR Y TODAS LAS LEYES QUE LO PROTEGEN, PARA SEGUIRLO FORTALECIENDO.

  4. TODAS LAS LEYES QUE EVIDENCIAN NUESTRA PARTICIPACIÓN HISTÓRICA Y REIVINDICAN LOS DERECHOS DE LA MUJERES, LA SEXO DIVERSIDAD Y LA IGUALDAD DE GÉNERO.

Así mismo, DEJAMOS CLARO NUESTRO FRONTAL REPUDIO ANTE LOS ANUNCIADOS INTENTOS DE APROBACIÓN DE LEYES QUE GOLPEARÍAN la justicia y los Derechos Humanos esenciales del Pueblo, como la que permitiría que ASESINOS salgan en Libertad. Recordemos que sólo como producto de los llamados a la violencia hechos en el año 2014 (guarimbas), NUEVE (9) MUJERES FUERON ASESINADAS. (EN MÉRIDA HUBO DOS (2) CASOS, una chilena – venezolana madre soltera de tres (3) niñas menores de edad a la que le llegó un mortal tiro en la cabeza el 8 de marzo 2014 -día internacional de la mujer- y otra, madre humilde asesinada por una de esas guayas colocadas por manos criminales). Para nosotras el número de presos por esas muertes, es insuficiente. Aún quedan muchos terroristas en libertad y algunos hasta gozan de inmunidad.

POR TODO LO ANTERIORMENTE DICHO, PROPONEMOS:

  1. Revisión y desmantelamiento de la actual lógica burocrática que se ha arrastrado desde los gobiernos de derecha, para crear una nueva institucionalidad REVOLUCIONARIA, BOLIVARIANA, SOCIALISTA, ANTIMPERIALISTA, CHAVISTA Y FEMINISTA. Reconstrucción que debe hacerse con el pueblo, con las mujeres pobres, con las que están lejos, más allá de donde llega el transporte, y más allá del ego y más allá de los discursos vacíos y politiqueros. De las inútiles designaciones realizadas a dedo para “CARGOS” en organizaciones sociales (como UNAMUJER) secuestradas por la estructura burocrática, que solo alejan a un sector de la población que se encuentra organizado e identificado con la clase explotada con rostro de mujer.

  2. Visibilización y valoración justa de las mujeres y la comunidad sexo diversa, que trascienda el ser usadas como cifras para cumplir la paridad, se reconozca la participación protagónica y la capacidad transformadora que tenemos en todos los espacios y procesos de la Revolución.

  3. Reestructuración del PSUV, para hacerlo más democrático, participativo, protagónico y anti patriarcal, retomando los fundamentos establecidos en el libro rojo y reactivando el tribunal disciplinario para establecer las sanciones pertinentes y oportunas.

  4. Fortalecer el Gran Polo Patriótico como espacio para la unidad de todos los partidos y movimientos revolucionarios del país.

  5. Repolitizar todos los procesos y espacios de nuestra Revolución.

  6. Realizar un despliegue intenso en cada rincón de nuestro territorio, realizando actividades que nos vinculen con las mujeres, superando el tallerismo y nos conlleve a una verdadera concientización sobre la guerra económica, la guerra psicológica, sus causas y efectos. Visualizar ejemplos de otros lados del mundo, generar y ejecutar proyectos que promuevan la producción innovadora, popular, a pequeña, mediana y gran escala, con políticas reales de inclusión que no se limite a lo estrictamente económico.

  7. Consolidar el ESTADO COMUNAL, consciente, con ética revolucionaria y socialista, retomando la tarea que nos dejó nuestro Comandante Eterno de ¡Comuna o Nada!

  8. Reimpulsar la Educación Popular como herramienta fundamental para la construcción del Socialismo Feminista.

En pie de lucha, con nuestro corazón combatiente, nos declaramos en Defensa Permanente de la Revolución Bolivariana y la Patria-Matria, NINGUNA CONTRAREVOLUCIÓN NOS DOBLEGARÁ somos las herederas de Manuela y de Simón.

¡Chávez vive! ¡La lucha sigue!

¡UNIDAD DE LAS MUJERES Y MOVILIZACIÓN, PARA LA DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN!

¡VENCEREMOS!

En Mérida a los 11 días del mes de diciembre del año 2015.

 

(Imagen tomada de enlace)

Hablar de Conocimiento Libre: Un rito necesario

Hace poco participé en una investigación articulada de modo militante en torno a las nociones e ideas fuerzas tras el activismo de conocimiento libre. La investigación la condujo Marianicer Figueroa. Lo que a continuación muestro es un primer relato de lo que ese ejercicio  me mostró.

Contándonos

Nombrar en distintos escenarios, momentos, lugares y grupos, la necesidad de cambiar nuestra comprensión como ciudadanos/-as y colectivos, hacia lo técnico y lo tecnológico, y mirar con una visión algo más humanista estos temas que  nos motivan a quienes nos asumimos activistas del conocimiento libre, es algo que me habita desde hace algún tiempo. Esa perspectiva que me parece apropiado nombrar como social hacia lo técnico, se centra en preguntar(me) sobre la situación secuestrada del conocimiento, pese a su condición natural de libre.

La pregunta, la construyo a diario desde distintos espacios en los cuales me sé en compañía con otros/-as. Con esas compañías también habito espacios donde nos dibujamos, contamos historias que nos han sido y nos construimos puentes porque nos reconocemos comunes.

Sigue leyendo

Minientrada

La muerte del autor y el conocimiento libre

Leí hace agun tiempo que, en el camino hacia la cultura libre, requeríamos de la muerte del autor. En el artículo, los/-as cultores/-as de Sursiendo nos hablan del endiosamiento de quien se abroga la autoría de algo y su negación al hecho, prácticamente irrefutable, de que la cultura es hija de la remezcla e interpretación.

Sin pretender defender ese endiosamiento del/-la autor/-a, debo confesar mi casi absoluto convencimiento de que si bien es cierto que no somos dueños/-as de lo que pensamos como un producto genuinamente único y de nuestra propiedad, el reconocimiento de aquellos/-as de quienes hemos bebido (y a veces regurgitado también, por qué no) conceptos e ideas, es absolutamente necesario.

Para mi cada día es más evidente que el reconocimiento explícito del origen de los términos que usamos porque los hayamos bebido de otros/-as permite su trazabilidad y, sobre todo, habla de nuestra honestidad intelectual.

No pretendo esgrimir aquí argumentos morales, apenas decir que, en medio de esa evidente y notoria remezcla de la que somos objeto y también sujeto, es evidentemente necesario, reconocer cada uno de los pliegues de los cuales se configura aquello que vamos siendo, intelectual y socialmente.

Discutiendo leyes con herramientas TIL: la “Wiki deliberación”

Hace pocos días escuché por primera vez el término “wiki legislación” término que, tal parece, se deriva de entornos hackers donde los usan para denominar el proceso de deliberación y construcción colectiva de decisiones.

En realidad, y en sentido estricto, lo que ocurre en procesos denominados de “wiki legislación” es la articulación de ciudadanas y ciudadanos corresponsables, activados a través de mediación de tecnologías de comunicación habilitadas para ello. Quizás entonces, debemos hablar no tanto de “wiki legislación” sino de “wiki deliberación” pues el proceso que ocurre a través de la consulta pública de leyes, habilitada con mediación de la tecnología disponible, supone un proceso de corrección, generación de aportes, asambleas asíncronas, crítica y deconstrucción de textos legislativos más compatible con elementos de procesos deliberativos, que con procesos de disposición de leyes y otras normativas a través de espacios web editables como los wiki.

Dicho esto, es importante entonces señalar que la mera disposición de normativas en procesos de consulta pública través de herramientas web de edición como los wikis, no garantiza ni el éxito del proceso deliberativo ni mucho menos su impacto. Cierto es que, además, este proceso no pretende, ni mucho menos, sustituir otras formas de debate en la construcción de leyes.

A mi juicio, justo es señalar otros factores que inciden en inmersión ciudadana en procesos como la wiki deliberación y que corresponden al dominio sociopolítico de las prácticas y usos tecnológicos. Un breve examen a las cifras de penetración y uso de internet en Latinoamérica, muestra otros factores adicionales relativos al dominio de la técnica y que dibujan la wiki delliberación adquiriendo un sentido para ciudadanos que:

  • tengan afinidad con los temas propuestos y motivación para explorar y hacer minería de información al respecto,
  • tengan dominio sobre la tecnologia y herramienta utilizada,
  • tengan autonomía funcional e instrumental con lectura y escritura y familiaridad con la construcción colectiva de recursos y propuestas,

Así pues, la motivación, el dominio y la autonomía contribuyen a generar el arraigo observado por las ciudadanas y los ciudadanos en el uso, apropiación y construcción de las herramientas dispuestas para facilitar la deliberación política.

En este contexto, la wiki deliberación es, entonces y como venimos diciendo, apenas un componente más dentro del proceso deliberativo de políticas públicas u otras decisiones colectivas. Apenas un componente entonces, que no aspira ni debiera aspirar a sustituir el devinir propio del proceso deliberativo. En las experiencias de wiki deliberación conocidas en Latinoamérica, pocas por cierto, resulta interesante destacar que el proceso de deliberación se enriquece por su habilitación a través de herramientas web, y que el uso de éstas dinamiza el proceso mismo pues resulta atractivo a ciudadanas y ciudadanos que, en otras circunstancias pudieran declararse como desafectos a reuniones o asambleas con propositos deliberativos.

Existe, por tanto, un proceso sinergético de producción de conocimiento de modo generalmente propositivo en torno a la deliberación que, como venimos diciendo, se enriquece por la introducción de las TIC, puesto que habilita otros espacios para concurrencia de ciudadanas y ciudadanos en actividadesreflexivas asíncronas sobre los temas debatidos.

Ley de Telesalud en Venezuela.

Desde el año 2005 conozco del interés que investigadores apoyados por organismos nacionales como el Ministerio de Ciencia y Tecnología por avanzar en el desarrollo e implementación de soluciones de tecnología de información y comunicación aplicadas a la solución y atención temprana a incidentes de salud en poblaciones inaccesibles de otro modo a un diagnóstico especializado. En esos años, se hablaba con mucha insistencia en acercar servicios sanitarios enlazados a través de telefonía móvil, por ejemplo, de tal forma que un médico local pudiera tener asistencia remota en el diagnóstico y atención sanitaria primaria a un paciente.

Hoy día asistimos a la invitación de la Asamblea Nacional al debate de la llamada “Ley de Telesalud”, debate que es asistido por eventos regionales y locales, y también por un proceso de wiki deliberación.

Debo decir que aunque el debate no me sorprende, hay varias carencias en la redacción del texto que es necesario denunciar. La primera falta en el texto es la declaración explícita que las tecnologías a iplementar en la disposición remota de servicios de salud, será bajo criterios de tecnologías de libres, en concordancia con lo dispuesto por la llamada Ley de Inforgobierno, aprobada en 2013. La Ley evade fijar una posición clara al respecto. Esto es un verdadero problema.

Sin embargo, creo que no resulta un problema menor el que conceptos como “telesalud” (sic) y “telemedicina” (sic) sean explicados casi como sinónimos. Esto supone una segunda carencia del texto propuesta. Más allá de una corrección sintáctica: “telesalud” no es una palabra en castellano por tanto debiera escribirse como dos palabras o una palabra compuesta separada por guión; hay un tema de fondo y es que el texto de la ley no es clara en lo que pretende regular. Atendiendo al registro estricto de lo que una ley es: la regulación formal de situaciones conocidas de orden colectivo, el que el texto no esté claro ni arroje claridad sobre el tema en cuestión, pareciera ser muestra de que no se trata de un tema sensible o, al menos, conocido por la sociedad venezolana y/o el cuerpo legislativo que propone el texto.

Una tercera y última ausencia tiene que ver con la no claridad con respecto al derecho del colectivo a exigir que sus datos no sean utilizados por empresas farmacéuticas, por ejemplo, para investigación y desarrollo de sus productos. Aunque la propuesta de ley es clara en cuanto a la protección de los datos individuales, garantizando el anonimato, quedan algunos huecos relativos a si esos datos, aun sin ser enlazados a identidad alguna, podrán ser entregados a empresas privadas de sector sanitario.

No es objeto de este artículo detallar otras observaciones que he presentado a la propuesta de Ley. Estas pueden observarse desde este enlace. Lo que si considero que debo traer aquí, son algunos problemas que observo en el texto propuesto y el proceso habilitado para su deliberación ciudadana. En especial porque estos problemas tienen que ver con lo que comentamos antes eran factores que hacían relevante al ciudadano la habilitación de espacios de wiki deliberación:

  • Si hablamos la falta de afinidad con el tema propuesto y de motivación para explorar y hacer minería de información al respecto, es no sólo un factor que puede ayudar a comprender el desinterés hacia este proceso deliberativo, pero puede resultar también un punto de atención necesaria para la Comisión Parlamentaria proponente del texto. Como hemos dicho antes, si la población no es sensible a el tema de la telesalud (sic) como problema, su motivación al debate es tendiente a cero. Cabe preguntarse, entonces, si no resulta pertinente dar un paso atrás, reformular la propuesta y presentarla al pueblo cuando exista la necesidad de una regulación sobre el tema porque la motivaciones ciudadanas estén activas y dispuestas a ejercer corresponsablemente la actividad deliberativa.
  • Sin embargo, siendo que hems dicho antes que el proceso de wiki deliberación adquiere sentido en espacios donde las ciudadanas y ciudadanos tienen dominio sobre la tecnologia y herramienta utilizada, para el caso de Venezuela deberíamos asumir que el escaso hábito de los ciudadanos a participar propositivamente a través de wikis o espacios de escritura colaborativa tiene un peso importante en la escasa movilización digital propositiva de voluntades hacia esta propuesta de ley. Si evaluamos la familiaridad con la construcción colectiva de recursos y propuestas, podemos afirmar que es una consecuencia casi natural de lo anterior.

La wiki deliberación, como vemos, no parece resolver el asunto siempre pendiente de pensar en cómo involucrar en procesos de formación de leyes, motivar la corresponsabilidad y garantizar la autonomía de los ciudadanos en ello. Parece entonces que la deliberación política, como ya hemos dicho antes [1], nos remite la necesidad de revisar el proceso de generación de capacidades ciudadanas a los cuales contribuyen los multifactoriales procesos de aprendizaje formal e informal que convergen en la formación de ciudadanos.

————

[1] Palm, F. y Petrizzo, María A. (2010) Ways of Citizen Learning: Political Deliberation on the Internet. en Systems Think and e- Participation: ICT in the governance of society. Pachón-Cordoba, José (ed). United Kingdom: ICI Gobal.

 

¿Alguien debe controlar Internet?

La respuesta a la pregunta es, inicialmente NO.

Sin embargo, tiene matices, Internet no debe ser controlada por alguien en particular, y los Estados nacionales deben garantizar que el respeto por la condición de bien público de internet se sostenga en el tiempo. Esto último no supone que no haya normas de ningún tipo. En todo caso, es un tema nada simple.

Una pequeña prueba de ello es la realización anual de conferencias con debates en torno a estos temas. La más próxima es la Global Multistakeholder Meeting of the Future of Internet Governance. Net Mundial, en Brasil en abril. Gracias a @marianendh por el enlace a los contenidos.

Hace algún tiempo, en noviembre del 2012, tomé la iniciativa de escribir a los representantes de Venezuela a la reunión anual de la WCIT pidiéndoles que asumieran una, que a mi juicio, debe ser parte de la postura de nuestro país en torno a una posible regulación mundial de Internet por pate de intereses particulares y/o comerciales.

El texto de lo que escribí puede leerse desde aquí, pero hoy lo reproduzco en este blog, porque siempre resulta interesante, creo, mirar hacia atrás y ver lo que se ha hecho y hacia dónde se ha venido mirando. En el mencionado correo yo escribía:

Saludos camaradas,
En la WCIT donde una de las propuestas a presentar será la consesión a la ITU del gobierno sobre internet, como ciudadana de un país en revolución política, social, cultural tecnológica y educativa, y desde el activismo por el software y el conocimiento libre, me siento llamada a pedirles que digan lo siguiente:
  1. Internet debe ser un derecho inalienable de la condición de ser humano. – Internet no puede ser para algo distinto sino para conectar ideas, espíritus y fuerzas para el bien de todos y no pueden prevalecer los intereses particulares sobre este mandato social .
  2. Internet no puede ser regulada o controlada por ningún interés privado: es un bien común, indivisible y que hoy día es sustento de los procesos creativos, divulgativos y formativos de buena parte de la humanidad.
  3. El acceso a internet, por el contrario, debe ampliarse, garantizándose que ni sexo, ni religión, ni condición socioeconómica o cualquier otra sea limitante para su acceso.
Como ciudadana de un país en revolución, yo esperaría que ustedes, que han sido escogidos como representantes y delegación de mi país, fijaran esa posición por todos quienes pujamos por el éxito de un mundo posible para todas y todos.
Que así sea.

Considero que es necesario construir un debate sobre qué papel juega internet en términos sociales y políticos. Sin embargo, también creo que hay varios elementos que deben ser aceptados como mínimos irrenunciables para poder hilvanar un debate coherente y productivo. Uno de ellos tiene que ver de modo directo con la exigencia de la neutralidad sobre la red.

Desde mi óptica no puede exigirse neutralidad en elementos que, bajo mi perspectiva, están irrenunciablemente ligados con el devenir social de las comunidades. Esto último es algo que evidentemente supera el tema de políticas públicas de Estado (de cualquier Estado) y allana el camino de la búsqueda y comprensión activa de los ciudadanos hacia las tecnologías.